Mama Mama

Álbumes

Emily Wells Emily WellsMama

6.7 / 10

Triste pero cierto: cada vez resulta más difícil separar el grano de la paja en una industria musical que funciona como una apisonadora y para la que el disco que se editó hace dos meses ya no interesa porque está condenado a la obsolescencia casi desde que se publica. Si hace unos años un buen álbum podía tener unos meses de vida, la cosa ahora queda relegada, con suerte, a unas semanas. Ante semejante panorama, resulta fácil pasar por alto según qué discos, y no porque no sean buenos, sino porque no vienen avalados por la cantidad suficiente de ruido. Sería un craso error que le sucediera eso a “Mama”, porque se trata de un lanzamiento con suficiente peso como para que se le preste atención.

Una búsqueda en Google basta para demostrar que a Emily Wells no se le ha hecho demasiado caso hasta el momento, pero puede que la cosa cambie con la publicación de su primer trabajo para Partisan Records, hogar de Deer Tick, Mountain Man y hasta hace bien poco, de JBM, entre otros. Al roster de Partisan se une ahora Emily Wells, que aunque lleva desde 1999 autoeditando su propio trabajo no fichó por una discográfica hasta 2008, año en que llamó la atención de medios como NPR, The New Yorker y Spin.

Emily Wells se estrena ahora con “Mama”, un disco que parte del pop y el folk bien entendidos pero que, lejos de estancarse en modelos obsoletos y repetirlos hasta la saciedad, aporta buenas dosis de innovación añadiendo elementos de hip hop y electrónica. No deja de lado los elementos clásicos (no en vano empezó a tocar el violín con cuatro años), pero no se cierra en banda a meter sintetizadores o beats de hip hop en canciones como “Mama’s Gonna Give You Love”, en la que consigue que esa improbable mezcla funcione.

Un valor añadido es el de su voz, que se puede emparentar con las CocoRosie más inspiradas o la Joanna Newsom menos histriónica: gutural y llena de matices es, sin duda, un valor añadido al disco. En su voz, además, se adivina la influencia del blues y el jazz más clásicos. A lo largo de “Mama”, Emily Wells aúna la tradición de la música folk y sus letras melancólicas (contiene incluso referencias a Johnny Cash y hasta se atreve a versionar “Oh My Darling (Clementine”), elementos de la música clásica y ritmos electrónicos. Lo hace sin errar, y la prueba está en que hasta Kid Koala se ha atrevido a remezclar “Passenger” y anda colaborando con Dan The Automator en “Pillowfight”. Tradición e innovación en un disco que debería dar a conocer a Emily Wells.

Passenger

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

nikos papadopoulos

Entrevistas

Un activista en la corte del rey Tsipras

"Por eso son tan duros contra el gobierno griego; no sólo para evitar la reestructuración griega, sino para evitar la victoria de Podemos".

leer más
Confluencers

Reportajes

'Confluencers': ¿el verdadero secreto de la nueva política?

La topología de las redes de las confluencias de Barcelona en Comú y Ahora Madrid revela una nueva forma de organización, diálogo y construcción ...

leer más
rayo

Actualidad

El equipo popular y romántico que incendia el fútbol

This is Vallecas

leer más
sunburnart

Actualidad

Sunburnart: el arte de quemarse la piel para molar

Como hacerse un stencil sobre la piel, usando el sol en vez del aerosol.

leer más
mancuso

Actualidad

Así mataba el “Mono Mancuso”, el líder de los paras

La página más oscura de la historia de Colombia

leer más
animalismo

Reportajes

Manual de instrucciones para convertirte en un ecoterrorista

"Lo que ha habido ha sido un intento de la industria peletera de frenar nuestras investigaciones". Javier Moreno, Igualdad Animal.

leer más
Mein Grundeinkommen

Historias

Este joven alemán quiere pagarte un sueldo por el mero hecho de existir

Mein Grundeinkommen recurre al micromezenazgo para brindar experiencias piloto de lo que supondría instaurar un salario garantizado y universal ...

leer más
chan

Actualidad

¿El mayor icono de Hollywood de la próxima década?

"Aquí tenéis al líder de América"

leer más

cerrar
cerrar