Make It Real Make It Real

Álbumes

Pocahaunted PocahauntedMake It Real

7 / 10

Pocahaunted  Make It Real NOT NOT FUN

Mucho y con mucha atención parecen haber estado escuchando Pocahaunted los primeros discos de Funkadelic. De hecho, es la trilogía freak de George Clinton y los suyos – “Free You Mind and Your Ass Will Follow” (1970), “Funkadelic” (1970) y “Maggot Brain” (1971)–, a la que cabría sumar un poco de dub y un bastante de afro-funk vía Africa 70, la influencia más obvia en “Make It Real”. Para desespero de sus fans hardline, cabría añadir. Y es que donde dije drone digo Diego: el grupo de Los Ángeles, ahora bajo la tutela única de Amanda Brown tras la reciente espantada de Bethany Cosentino, ya había avanzado el cambio de rumbo en su pasada gira veraniega por Europa pero, plasmado en disco, y sonando sorprendentemente bien pese a mantenerse dentro de los márgenes del lo-fi cavernoso, Pocahaunted parecen un grupo completamente distinto al que publicó “Passage” (Troubleman Unlimited) hace apenas un año –por no establecer inacabables comparaciones con la veintena larga de referencias que los californianos han puesto en circulación desde 2006 en los más diversos formatos, de la C-40 al vinilo de siete pulgadas–.

Poco, por no decir nada, queda de los antiguos Pocahaunted, aquellos que encabezaban las tropas del nuevo drone hippioso; los que llenaban cassettes de sesenta minutos con apenas tres temas; los que tocaban sentados a lo indio con cara de pasmo narcótico. Colgados lo siguen estando un rato y la Brown sigue con sus característicos “oooooooooohs” y “aaaaaaaaaahs” tribales, pero ya desde la misma portada, guiño a los artworks de Pedro Bell para el Dr. Funkenstein, las cartas quedan cara arriba en “Make It Real”: esto es un trip psicodélico con base funk y soul, con sus freak-outs – “UFO”–, sus incursiones caribeñas – “Save Yrself (It’s Nice)”– y hasta sus vindicaciones del continente negro como hogar de todos los ritmos – “All Of Is Of”–. No se trata, empero, de un simple ejercicio de estilo. Pocahaunted no intentan emular a sus ídolos –que los tienen: miren si no los nombres que citan en su MySpace, de Fela Kuti a Betty Davis–, entre otras cosas porque sus evidentes limitaciones musicales no se lo permiten. Lo que pretenden es filtrar su influjo a través de su propia mirada. Y cuando lo logran – “Touch You”, “Make It Real”, “You Do Voo Doo” o la ya citada “All Of Is Of”– dan con algo que bien podría sintonizar, en espíritu e incluso en forma, con lo que también a ratos consiguió Calvin Johnson con Dub Narcotic Sound System: una interpretación profundamente blanca, obcecadamente amateur y decididamente nerd de la herencia afro-americano en la música pop. Casi nada.

Oriol Rosell

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar