Magic Hour Magic Hour

Álbumes

Scissor Sisters Scissor SistersMagic Hour

6.7 / 10

Atrás queda la resaca del éxito. El bajón en las ventas, los discos completos desechados a última hora, las depresiones, las locas noches berlinesas. En 2012, Scissor Sisters son un grupo asentado, con una base de público de tamaño medio pero extremadamente fiel. Y es que, por mucho que siempre hayan tenido como target natural el público masivo, la suma de circunstancias que llevaron a su debut a ser uno de los hitos comerciales más importantes de la pasada década solo puede calificarse como feliz accidente. Bono de U2 llegó a decir que eran la mejor banda de pop del mundo. Probablemente, porque consideraba que lo suyo es rock’n’roll.

El bálsamo que ayudó a curar las heridas de la caída fue Night Work, su tercer álbum producido por Stuart Price. Si no generó ningún hit a la altura de cualquiera de su anterior etapa fue porque las circunstancias habían cambiado a su alrededor, no por falta de potencial. Su segunda mitad, donde se encontraban “Skin Tight” e “Invisible Light”, era lo más sólido que habían grabado hasta entonces... Y lo continúa siendo.

En “Magic Hour”, Boys Noize coge el relevo de Price. La producción, menos intrusiva y uniforme, unida a la variedad estilística, conforman un disco cosido con remiendos. Pero el patchwork no les queda mal. No faltan destellos que prueban que Jake Shears y Babydaddy continúan siendo unos extraordinarios autores pop. Destacan la emotiva “Inevitable”, coproducida por Pharrell Williams, y “Somewhere”, el cierre disco. Además, “Baby Come Home” recupera el aire honky-tonk de “Laura”. Con una melodía ligeramente irritante pero extremadamente pegadiza, parecía el single natural del álbum. Sin embargo, por aquello de la contemporaneidad, decidieron apostar por un adelanto como “Shady Love”, en colaboración con Azealia Banks (se dice que la relación no terminó demasiado bien) que nunca terminó de cuajar, y por una producción de Calvin Harris, “Only The Horses”, que no ha conseguido reventar ninguna lista de éxitos como sería de esperar . La presencia de Ana Matronic, felizmente minimizada en sus grabaciones desde hace tiempo, se limita al simpático número de house petardo “Let’s Have A Kiki” y a los coros. Que su protagonismo se difuminara también en sus actuaciones ayudaría a superar la sensación de estancamiento que desprende su directo.

Canción a canción, “Magic Hour” aguanta el pulso, aunque su heterogeneidad acabe distrayendo. No será recordado como el gran álbum de Scissor Sisters, sino como una baldosa más en el camino hacia la longevidad de un buen grupo de pop que siempre ha sido fiel a sí mismo.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar