Machines That Make Civilization Fun Machines That Make Civilization Fun

Álbumes

Bigg Jus Bigg JusMachines That Make Civilization Fun

7.1 / 10

Quién nos hubiera dicho hace un tiempo que 2012 se convertiría en el año Company Flow. La banda ha continuado con el simulacro de reunificación iniciado en 2011 con algunos conciertos más y con el anuncio, vía Twitter, de que el grupo tenía la intención y la ilusión de trabajar en material nuevo de cara al futuro. Por su parte, El-P ha tomado las riendas de esta primera mitad de año con el lanzamiento de su nuevo álbum, “Cancer For Cure”, y con la producción íntegra del tremendo “R.A.P. Music”, de Killer Mike, con el que ya ha establecido una alianza que va más allá del encargo puntual y esporádico. Y ahora Bigg Jus, la otra gran cabeza pensante de la banda neoyorquina, entrega su disco más ambicioso desde que inició su andadura en solitario, este “Machines That Make Civilization Fun” de ritmo machacón y estética post-industrial cargado de simbolismos y mensaje apocalíptico.

En el contexto de la carrera de Bigg Jus fuera de los márgenes de Company Flow se puede decir que este es su lanzamiento más conseguido, serio y convincente. Y también el que presenta una mayor cohesión y unidad entre el sonido, los textos y el concepto que engloba el proyecto, que no es otro que alertar y teorizar sobre el poder que las máquinas en la civilización actual, sometida por voluntad propia a esta dictadura de la industrialización de la tecnología, pero también establecer una radiografía densa y profunda de los problemas sociales a los que se enfrenta el mundo en este convulso momento. Disco de fuertes reminiscencias post-11-S, “Machines That Make Civilization Fun” juega a la incomodidad y la molestia sonora con toda la intención del mundo: no tendría mucho sentido indagar en los males que amenazan a la sociedad estadounidense actual con una producción accesible y melódicamente reconocible ni tampoco utilizar el material sonoro inflamable y radicalizado de este disco para enumerar los pares de zapatillas que tienes en el vestidor o las chicas a las que te trajinaste ayer en el club de moda de la ciudad.

Es este un disco de difícil asimilación, necesita paciencia y colaboración del oyente, que se ve inmerso en un caos de beats industriales, sonidos distorsionados, efectos vocales disonantes y líneas de bajo al límite de la cordura que buscan claramente la colisión y la terapia de shock. Y funciona: será difícil que este ejercicio de hip hop catastrofista y apocalíptico deje indiferente a quien se atreva a entrar en su mundo. ¿Cuál es el problema, entonces? Básicamente que esto ya lo hacía El-P hace una década: si a algo recuerda “Machines That Make Civilization Fun” es a Cannibal Ox y al debut en solitario del productor, y ya ha llovido desde entonces. Y mientras este año El Producto ha dejado claro en los dos lanzamientos que llevan su sello que su evolución expresiva, creativa y emocional es manifiesta y ambiciosa y sigue superando fases y etapas que le van alimentando y rejuveneciendo, la de Bigg Jus tiene un perfume más retro y manido, nos transporta al cambio de siglo y nos deja una notoria sensación de déjà vu que le resta impacto y capacidad de sorpresa al disco.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar