Lucifer In Dub Lucifer In Dub

Álbumes

Peaking Lights Peaking LightsLucifer In Dub

6.8 / 10

Desde el revelador “936” que editaron el pasado año, una de las claves de la magia de Peaking Lights ha sido la integración de los procedimientos dub en un universo que, en realidad, está dominado por los postulados del pop piscodÉlico. Un sonido que en “Lucifer” se había mostrado más abierto de miras que nunca, incorporando trazas de krautrock, easy listening o aromas sesenteros a su mirada cósmica. En “Lucifer In Dub”, en cambio, los papeles se intercambian. Como se puede intuir por el título, el disco reconstruye seis de los cortes de su último trabajo poniendo el factor dub en primer plano. La contrapartida es que, en cierto modo, esto acaba ahogando la gama de matices que la banda había logrado inscribir en su música hasta el momento.

Desde la inicial “Comsick Dub”, queda claro que más que en reinventar el lenguaje de las canciones, Aaron Coyes se centra en modificar su gramática fortaleciendo determinados aspectos ya presentes en su construcción inicial. A grandes rasgos, esta transmutación se basa en reforzar el aspecto rítmico y sumergir la voz de Indra Dunis en un mar de eco, convirtiéndola en una pieza subrepticia del engranaje. Esto hace que canciones como “Beautiful Son”, aquí reencarnada en “Beautiful Dub”, pierdan parte de su personalidad, en este caso la de una suerte de nana cósmica de efectos balsámicos, para alimentar un sonido que, ya en el tercer corte, se vuelve un tanto redundante. La sensación de déja vu, se hace aún más patente en cortes como “Live Dub”, reconstrucción de “Live Love”, en las que los cambios de fisonomía son mínimos más allá de dotar a las texturas de una mayor granulosidad y de prescindir de las voces. Lo mismo ocurre con “Midnight Dub”, una versión de “Midnight (In The Valley Of Shadows)” un tanto más abrupta en las formas pero que, en esencia, no supone ningún cambio de perspectiva. La revisión más aventurera es, sin duda, “Lo Dub High Dub” ya que, más allá de las contorsiones formales, logra mostrar el reverso emocional de la canción original, transformando las sensaciones de bonanza doméstica que transmite “LO HI” en algo mucho más oscuro y turbio. Este tipo de riesgo conceptual es, precisamente, el que se echa en falta en la mayoría del minutaje del disco.

A un nivel estrictamente sónico “Lucifer In Dub” es una experiencia de lo más sugerente, que lleva la sensación de flotabilidad que siempre ha transmitido Peaking Lights a su máxima expresión. Pero el hecho de incidir de forma tan explícita en un elemento que siempre ha jugado un papel central en su propuesta hace que el conjunto se vuelva algo recurrente y, en consecuencia, que se pierda mucho del atractivo que podría haber tenido. Lo que queda es un disco que funciona como complemento a la obra en la que se refleja pero que no aporta avances sustanciales a la discografía del proyecto. Un paso que, sin ser en falso, es más en paralelo que no hacia adelante. Aunque, bien pensado, probablemente lo único que buscaba Aaron Coyes era simplemente pasar un buen rato en el estudio.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar