Love Is Overtaking Me Love Is Overtaking Me

Álbumes

Arthur Russell Arthur RussellLove Is Overtaking Me

7 / 10

Love Is Overtaking Me AUDIKA RECORDS

Para los que no los conozcan, Arthur Russell es uno de esos personajes inquietos, malditos, imprescindibles para engrasar ciertos movimientos culturales; uno de esos nombres más citados que escuchados, más propios del pie de página que del artículo, cómodo en las esquinas de la popularidad. Un tipo influyente, interesante y muy difícil de clasificar. Chelista, estudiante de la música india en su juventud, músico acompañante en las sesiones poéticas de Allen Ginsberg, miembro activo de la activa escena new wave neoyorquina, amiguete de Phillip Glass, importantísimo productor de música disco y pionero de la música bailable…. Un músico intenso y prolífico que dejó, cuentan, más de mil cintas grabadas. Algunas de ellas con cuarenta mezclas de la misma canción. Un personaje que no se agotó con su temprana muerte (a causa del SIDA). Y uno de esos hermosos cadáveres que tanto gustan a los sellos discográficos. “Love Is Overtaking Me” es su enésima recopilación de inéditos (hablar de inéditos con un compositor que dejó tanto suena casi a broma). En este disco irregular, descubrimos una faceta casi desconocida de Russell: la de cantautor sensible. El disco se divide en dos partes muy claras. En la primera, más folk, más country, más amateur y torpe, encontramos bonitas canciones pastorales, casi retazos de canciones ( “Close My Eyes”, “Maybe She”, “Nobody Wants a Lonely Heart”) en los que Russell a ratos recuerda a Nick Drake. En la segunda parte del disco, mi favorita, mucho más arriesgada, más raruna y a ratos encantadoramente hortera, Russell se descubre como un baladista soft que a ratos suena a Christopher Cross (je, je), a ratos a James Taylor y otras, sin embargo, se adelanta a Stephin Merrit; haciendo uso de la electrónica y sus trucos de productor para sacarle partido a las estupendas canciones ( “Habit of You”, “Your Motion Says” o “Love Is Overtaking Me”). “Love Is Overtaking Me” es, pues, una clave más para descifrar un misterio; otra pieza de ese puzzle enigmático que fue Arthur Russell.

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar