Lost In The Humming Air (Music Inspired By Harold Budd) Lost In The Humming Air (Music Inspired By Harold Budd)

Álbumes

VV AA VV AALost In The Humming Air (Music Inspired By Harold Budd)

7.4 / 10

“Lost In The Humming Air (Music Inspired By Harold Budd)” es lo que podríamos llamar un disco de homenaje con sentido común y lógica interna. No sólo por el contenido musical que podemos encontrar en su interior, sino también, y se diría que sobre todo, porque es un álbum que cumple a la perfección con su misión de reivindicar la figura de un autor como Harold Budd sin caer en los tópicos más trillados de este tipo de propuestas y sin mancillar en ningún momento el legado del protagonista homenajeado. La idea es simple, fácil y muy concreta: reunir a algunos de los mejores representantes de la escena ambient del momento, hijos directos del legado del pianista y compositor norteamericano, la mayoría de ellos confesos admiradores y seguidores de su obra, para que cada uno entregue una pieza propia que ponga de manifiesto y explicite esa influencia. Nada más. Ni versiones trasnochadas o fuera de lugar ni experimentos con gaseosa capaces de sonrojar al protagonista, y no precisamente de emoción.

El elenco de firmas invitadas no podría ser más acertado: Loscil, Deaf Center, Biosphere, Rafael Anton Irisarri, Xela, Taylor Deupreeo Christopher Willits, entre otros de una lista de trece, son referencias fundamentales para entender el camino que ha seguido el ambient, en sus múltiples y variadas formas estéticas y expresivas, en estos últimos diez años, pero también para calibrar la importancia y peso específico que las grabaciones de Harold Budd han tenido en toda una generación de compositores y productores que nunca han querido ni podido esconder la deuda artística y emocional que tienen con un autor que en 2011 celebró los 40 años de la publicación de su debut discográfico y que todavía hoy sigue en activo y con muchas cosas interesantes que decir. Las formas han cambiado, y el género ha evolucionado de manera considerable en todo este tiempo, pero las bases permanecen ahí, inalterables e impermeables al paso de los años.

Del listado de canciones sorprenden, para bien, las aportaciones de Biosphere y Loscil, que quieren ceñirse al máximo al discurso haroldbuddiano con dos composiciones a piano –algo muy poco habitual en sus respectivos registros– que parecen una actualización tensa e inquietante de sus primeras grabaciones. Algo similar le sucede a Porn Sword Tobacco en “Painting World War 3” y a Xela en “The Only Rose”, dos cortes que rinden tributo claro y meridiano a los paisajes volátiles y etéreos de Budd, ese ambient melancólico y planeador de indudables reminiscencias cósmicas pero formas limpias y transparentes. Deaf Center, Andrew Thomas y Mokira son los que más se alejan del imaginario musical del pianista, aunque incluso así es inevitable sentir muy cercano el latido y la presencia de su discurso en sus elucubraciones. La importancia de Budd, así como la de Brian Eno, juntos o por separado, es capital en la escena ambient de los últimos 30 años, y esta es la mejor forma que se le podía haber ocurrido a alguien de demostrarlo: enseñándole al mundo que su legado ha servido para algo y que su herencia está en muy buenas manos.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar