Losing Sleep Losing Sleep

Álbumes

Edwyn Collins Edwyn CollinsLosing Sleep

8.1 / 10

Edwyn Collins Losing Sleep

HEAVENLY RECORDS / COOP SPAIN - NUEVOS MEDIOS

Edwyn Collins podría ser carne de uno de esos biopics lacrimógenos al límite que a Ron Howard le ponen tan cachondo –tiempo al tiempo–, y es que no en vano estos últimos cinco años suyos de vida han sido un infierno. Después de sufrir dos derrames cerebrales, el que fuera líder de Orange Juice –atención a los fans, porque en breve se publicará una caja especial con su discografía esencial– perdió la capacidad de hablar, la habilidad de escribir y leer y también una parte importante de la movilidad en la mitad derecha de su cuerpo. Después de esta acumulación de desgracias, muchos le dimos por perdido para la música, definitivamente incapacitado para volver a subirse encima de un escenario. ¡Pero se hizo el milagro! Su esposa a la par que manager, Grace Maxwell, se convirtió entonces en su ángel de la guarda y en una institutriz implacable con la mano dura necesaria para ayudar a Edwyn a superar su drama. Sería innecesario destacar la valentía y el talante de nuestro protagonista: paulatinamente, empezando de cero, ha conseguido volver a la normalidad –dentro de un orden, porque aún arrastra secuelas–, abrazarse nuevamente a su guitarra y volver a hablar. Quienes quieran profundizar en esta trágica historia sólo tienen que rescatar el maravilloso documental de la BBC que filma este proceso, “Edwyn Collins: Home Again”, y que nos lleva en la dirección exacta para entender este “Losing Sleep” como lo que realmente es: el mejor álbum de Collins en los últimos años y la muestra fehaciente de que querer es poder pese a las adversidades que nos pueda tener preparadas la vida.

Podría haber tirado por la vía fácil y revolcarse en su propio sufrimiento, pero Collins ha preferido, con gran acierto, dejar aparcadas las referencias autobiográficas para hacer lo que mejor sabe: rock’n’roll de la vieja escuela, un escupitajo en la cara de las jóvenes generaciones. Su sonido no ha variado ni un ápice, pero poco importa cuando está tan bien ejecutado. Obviamente, hay algo de trampa en el asunto y, como buenas personas que somos, le perdonamos al viejo Edwyn todo eso y más. El bardo escocés ha llamado a algunos de sus amigos y simpatizantes –desde Alex Kapranos ( Franz Ferdinand) a Ryan Jarman ( The Cribs) pasando por The Drums y Romeo Stodart ( The Magic Numbers)– para que le ayudaran a escribir y entonar algunas de las piezas de este Ave Fénix del indie rock que huele a clase y saber estar, sabe a disco de categoría firmado por un artista indestructible.

Qué mejor para demostrar que aún puede darlo todo que el single homónimo: un chute de northern soul en vena, conducido por un bombo implacable capaz de dejar en bragas –faltaría más– a Mark Ronson. Ryan Jarman –a quien Collins produjera el álbum de su banda, The New Fellas– hace doblete con dos temas que rezuman la esencia de The Cribs: “ What Is My Role?” y “I Still Believe In You”, que son de lo mejor que se puede encontrar en el disco junto con “Do It Again” o “In Your Eyes”, dos canciones en las que (volviendo a lo que decíamos antes de las colaboraciones en el disco) participan sendos herederos contemporáneos de la idea musical de Collins, Alex Kapranos y el hype mayúsculo del 2010, The Drums.

Buena muestra de la sencillez de Collins está condensada en “Bored”, con esa profunda guitarra y esos coros que sólo pueden salir de la mente de un gentleman de los que últimamente ya no abundan. Y, por si fuera poco, como cierre nada mejor que “All My Days”, un tierno lamento que le debe mucho a las melodías preciosistas de los Beach Boys, y “Searching For The Truth”, canción en la que se amarra a su guitarra acústica para terminar emulando a Springsteen con la harmónica pegada a la boca y dejándonos claro que no bajará de su pedestal por mucho que la naturaleza se haya empeñado en joderle la vida. Edwyn Collins vuelve más fuerte que nunca. Así que, ante esto, sólo podemos arrodillarnos ante la evidencia del milagro y darle la bienvenida.

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar