Location Momentum Location Momentum

Álbumes

Eleh ElehLocation Momentum

7.5 / 10

Eleh  Location Momentum TOUCH

Stephen O’Malley. Keith Fullerton Whitman. Sleeparchive. Incluso con Burial se ha llegado a especular en lo que va camino de convertirse en el pasatiempo de la temporada: descubrir quién diablos es Eleh. Misterios al margen, el caso es que “Location Momentum”, la primera referencia en CD de Eleh, ha levantado una polvareda en el ámbito experimental como hacía tiempo que no se veía. Un pequeño hype que se justifica no tanto por la originalidad de la propuesta –escasa, por no decir nula–, sino por su logística. Y es que éste es el disco que hacía falta aquí y ahora; la obra que linka de manera definitiva pasado y presente de la drone music.

Aún así, la frontera entre tradición y mero revivalismo se desdibuja en “Location Momentum” y, por extensión, en toda la producción de Eleh. En activo desde 1999, dicen, pero con una actividad editorial condensada en los últimos cuatro años –una docena de títulos, la mayoría de ellos en Important y Taiga, siempre en vinilo, siempre en ediciones limitadas que raramente superan las quinientas copias–, Eleh se pretende un eslabón más en la cadena estética forjada por los próceres del drone minimalista –léase LaMonte Young, Phil Niblock, Eliane Radigue o la etapa deep listening de Pauline Oliveros– manteniendo una distancia prudente con el zeitgeist: ni ediciones en cassette ni el más mínimo apego al lo-fi, por fortuna. Y ciertamente su discurso encaja a la perfección en el engranaje: drones infinitos, desarrollos al ralentí y cambios únicamente perceptibles una vez culminados. Pero paradójicamente es su tozuda alineación con el pasado lo que le traiciona. El uso restrictivo de sólo equipo analógico y, sobre todo, la rigidez de sus propias normas borran de un plumazo cualquier indicio de sorpresa. Para el oído curtido, todo lo que sucede en “Location Momentum” es absolutamente previsible, ya oído antes. Ya vivido. Pocas diferencias hay entre esto y recuperar la “Trilogie De La Mort” de Eliane Radigue.

Pese a todo, justo es reconocer que en la música de Eleh lo realmente importante no es lo que suena, sino cómo se escucha. En este aspecto, sería más procedente hablar de música “experiencial” antes que “experimental”, pues es en el ámbito de lo perceptivo donde “Location Momentum”, un disco ya no austero, sino directamente simplón en lo formal, se crece. Exigente, casi intratable, obliga al oyente a situarse en un mundo otro, donde las leyes del tiempo han sido sometidas a una reformulación total. Y ése sí que es el mismo universo compositivo que antes habitaron Niblock, Young, Oliveros e, insisto, Radigue, quizá la referencia más clara en la obra de Eleh y, a mi modo de ver, hacia donde deberían apuntar las sospechas que tan entretenida tienen a la chavalada.

Oriol Rosell

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar