Live Live

Álbumes

Âme ÂmeLive

6.8 / 10

Diez años son muchos años. Un montón si tenemos en cuenta lo rápido que va todo. Más todavía si los cumples como una de las parejas de músicos más respetadas dentro del mundillo electrónico. Porque si algo infunden Âme es respeto. Y no me refiero al respeto del hip hop. Me refiero al respeto que merecen unos tipos a los que se les presupone una colección de discos más que envidiable de incunables del dance (y del jazz y el soul, según dicen) de los últimos 30 años. Respeto por haber firmado uno de los hits ( “Rej”) más memorables de la última década, y respeto también, por formar parte importante de un sello vendedor y auto suficiente como Innervisions. Y es que tras tantos años, Âme se han convertido con el tiempo en una especie de constante para el consumidor habitual de techno y house. Eso tiene desde luego una parte positiva y otra negativa. En la positiva está, por supuesto, un nivel siempre considerable de ventas, solicitudes más que jugosas para hacerse con tus servicios como remezclador, una presencia constante en todo tipo de fiestas y, sobre todo, una libertad económica que te garantiza hacer con tu carrera un poco lo que te venga en gana. Entre lo no tan favorable, sin duda, es que con el tiempo consigues que la gente se canse de ti, o peor aún, que te den tan por supuesto que incluso acaben por olvidarte.

Un poco de todo esto (de lo bueno y de lo malo) es lo que sucede hoy en día con Âme y con todo el sello Innervisions en general: los tipos van haciendo la suya, tratando de justificar su presencia en el mapa combinando referencias cultas como su ambiental “Muting The Noise” con otras –entre las que se incluye este “Âme Live”– que parecen meras maniobras comerciales con las que financiar ese otro lado más abstracto y explorador. Porque que no se engañe nadie, publicar un disco en directo que incluye todas tus producciones y remezclas más famosas no deja de ser la mejor forma que han encontrado desde Innervisions de colarnos por toda la escuadra un grandes éxitos de su grupo insignia.

Para hacer que el refrito de hits no resulte demasiado indigesto, desde el sello se han dedicado a aclarar que lo que se escucha en este “Âme Live” es una selección de las mejores tomas grabadas en distintos clubs por la pareja alemana, debidamente remozadas en el estudio y ensambladas a modo de sesión para disfrute de la muchachada. Con la intención doble de hacer caja y encarecer todavía más los directos de la formación, la jugada parece bien orquestada. En lo estrictamente musical, por eso, el resultado final no es tan convincente como uno podría esperar.

El principal problema se encuentra en la prácticamente total escasez de material inédito. Con una única producción genuinamente nueva –la notable remezcla beatless del edulcorado “This Is Not The End” de Gui Boratto–, Âme tiran de catálogo presentando versiones en directo de algunas de sus remezclas y producciones más efectivas. Con un estupendo diseño de sonido que saca a relucir más que nunca la capital influencia que el Detroit techno de Carl Craig ha tenido en su música, los alemanes se dan en este disco un baño de multitudes tirando de un montón de vocales que, dicho sea de paso, funcionan solo a ratos. Entre los mejores momentos, ese interludio delicadamente tenso en el que queda convertido su mítico “Where We At” (firmado junto a Henrik Schwarz y Dixon), o un inicio demoledor con su remezcla del “Tarzan” de Roy Ayers. Entre lo menos atractivo, una incómoda tendencia hacia el colonialismo cultural que les lleva a echar mano de cánticos africanos en su colaboración con Amanpondo ( “Ku Kanjani”) o la desafortunada inclusión de algunas de sus remezclas más facilonas que, aún funcionando bien a nivel instrumental, pecan –como sucede en los reworks a Osundale, UNKLE o Underworld– de tirar excesivamente de algunas interpretaciones vocales un poco pasadas de rosca.

Olvidando este exceso de épica y azúcar con el que seguro que deben enfervorecer a las masas en la pista de baile, brillan especialmente producciones propias como el citado “Rej” (que se presenta aquí más cósmico y contenido que nunca), maravillas de su primera época en Sonar Kollektiv como “Nia” y otras obras –como “D.P.O.M.B.” o “Enoi”– en las que Âme se olvidan de los estribillos fáciles y hacen chillar a sus sintetizadores como si les fuera la vida en ello.

En definitiva, una buena forma de recordar los hitos alcanzados y un excelente gancho para los que todavía no sepan qué es lo que hacen exactamente Âme. Para los que ya habéis ido siguiendo su carrera a lo largo de estos años, nada nuevo: la misma calidad de siempre, en distinto envoltorio.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar