Live From The Underground Live From The Underground

Álbumes

Big K.R.I.T Big K.R.I.TLive From The Underground

7.9 / 10

Durante muchos años el rap del Sur de los Estados Unidos fue considerado un subgénero menor y excesivamente localista, quizás como extensión de la opinión despectiva y altiva que se tenía de la población de toda esa zona desde localidades más cosmopolitas como Nueva York, Detroit, Los Ángeles o Boston. Los rappers sureños siempre eran tratados con desdén y, de puertas para adentro, vistos como unos paletos con dentaduras de oro que se pasaban el día sentados en los porches de sus casas bebiendo purple drank o perreando en clubs de striptease. Artistas como UGK, Scarface y Outkast ayudaron a desmitificar esa imagen, no sólo por el valor superlativo de su discurso musical, que iba mucho más allá de los márgenes establecidos del entorno geográfico, sino también por su actitud y su manera de desenvolverse en la industria, que evidenciaba un talento y una forma de ser que no tenía nada que envidiar al de los grandes referentes de las ciudades más importantes del país.

La época dorada del dirty south, sin embargo, quedó atrás hace ya unos años, y desde finales de la década pasada se tenía la impresión, quizás equivocada, de que ese microclima había vuelto a encerrarse en sí mismo, extremando sus tics localistas y escaqueándose de la responsabilidad heredada de todos esos exponentes mayúsculos de universalizar y exportar sus raíces. Es por ello que la aparición explosiva de Jay Electronica y Big K.R.I.T. hace un par de años reactivó todas las señales de alarma y nos puso en alerta sobre lo que se estaba fraguando ahí abajo. En el caso del primero, más por su descomunal talento que por su contribución a la causa sureña, pues las pocas canciones que ha publicado hasta la fecha parecen estar más cerca del boom bap neoyorquino que del funk calientabraguetas de Houston o del sonido bounce de Nueva Orleans, su ciudad natal. Pero en el caso de Big K.R.I.T., oriundo de Mississippi, el alcance de su irrupción sí tiene mucho que ver con la revitalización de un estilo de vida que también se extrapola a las canciones y los sonidos: “Return Of 4Eva” o “4Eva N A Day”, las dos mejores mixtapes que ha publicado hasta la fecha, mostraban a un espíritu libre, sin prejuicios ni ataduras de ninguna clase, que actualizaba el sonido sureño con elementos, ideas e influencias del hip hop clásico de la Costa Este y con un mapa lírico de inusitada madurez introspectiva.

Y como ya es costumbre en este recompuesto puzzle del hip hop norteamericano en el que la mixtape ya tiene más relevancia que los discos oficiales de multinacional, “Live From The Underground”, su anticipado debut para Def Jam, palidece en la comparativa con sus predecesores gratuitos. Es moneda común, y ya se ha explicado en otras ocasiones: la mixtape permite una libertad creativa que no tiene el álbum de venta al público, ya sea por problemas de licencia de samples, por presiones de los peces gordos o simplemente por la ausencia de esa inmediatez que te permite la mixtape. En el caso que nos ocupa, sin embargo, el problema no es que Big K.R.I.T. se haya sentido coartado por los directivos de Def Jam, sino que se tiene la impresión de que no se había reservado ninguno de sus mejores cartuchos para el debut y que todos ya los ha quemado en sus lanzamientos de calle. Habrá pocos títulos mejores que este en la cosecha de 2012, pero es imposible quitarse de encima cierta sensación de frialdad y desazón.

¿Cómo es posible que un disco tan cojonudo como éste deje un sabor de boca algo avinagrado? La respuesta está en las expectativas, creadas por él mismo con un par de discos gratuitos que merecían calificación de discos oficiales y que nos habían empujado a la euforia desmedida por su excelente contenido. Esta insatisfacción indudablemente marca la escucha y la vía de acceso a “Live From The Underground”, pero si uno consigue abstraerse de ese hándicap llega a la conclusión de que este es uno de los álbumes de multinacional más importantes que se han publicado recientemente. Por numerosas razones, todas ellas de enorme peso artístico. Primero, por la extrema fidelidad a sus raíces. Muchos pensaban que en su debut con Def Jam Big K.R.I.T. optaría por neutralizar su propuesta y buscar un sonido de consenso que pudiera gustar por igual en diversas áreas de confluencia del hip hop norteamericano. Y el autor no solo ha hecho caso omiso de las predicciones –e incluso diría de los consejos de los A&R y mandamases de la compañía– sino que ha grabado su álbum más esencialmente sureño hasta el momento, justo ahí, entre Outkast y UGK, sin rendirse en ningún momento a los impulsos o deseos de nadie. Es también una declaración de amor a su entorno y sus influencias, incluso con el riesgo que conlleva esta apuesta para su proyección, y en ese sentido supone un arrebato de personalidad que da que pensar.

Da que pensar, y ahí viene la segunda razón, porque deja en entredicho la influencia y el peso específico que las multinacionales pueden tener actualmente en la trayectoria de sus artistas. Que Big K.R.I.T. haya hecho el disco que le ha dado la gana, sin atender a las necesidades y las demandas de sus jefes, demuestra un compromiso artístico tan admirable como revelador y ejerce de guía para Jay Electronica, que se encuentra en una situación muy parecida en el que será su debut para Roc Nation. “Live From The Underground” no contiene singles de ningún tipo, va por libre y reaviva con pasmosa naturalidad y sinceridad el legado de Goodie Mob, UGK y de una buena parte del catálogo de Rap-A-Lot. Los instrumentos ganan presencia, los bouncy beats llevan la voz cantante y no se detectan conexiones con el pop. Es rap funkoide que huele a pollo frito y a salsa barbacoa, a la vieja usanza, sin trucos de ningún tipo, muy clásico en sus formas pero rabiosamente moderno y fresco.

Y tercero: que una multinacional acabe aceptando un debut con semejante densidad lírica es cuando menos sorprendente. Y gratificante, claro. Big K.R.I.T. confirma todo lo que habían apuntado sus mixtapes en este apartado: le gustan los relatos íntimos –recuerdos a sus familiares muertos, lecciones de vida, aperturismo sentimental, gusto por la melancolía– y sabe cómo aplicarlos a su fórmula musical, que incluso en sus paisajes de club conserva ese halo espiritual y contemplativo que caracteriza unas rimas de gran altura poética. “Live From The Underground” brilla especialmente en el terreno lírico porque ahí sí se desmarca de los convencionalismos propios de su entorno geográfico y busca hacerse con una personalidad muy marcada. No se me ocurre relevo de futuro más idóneo para Scarface, el mejor rapper que ha dado nunca el Sur de los Estados Unidos. Palabras mayores que Big K.R.I.T. se ha ganado a pulso.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar