Live At Robert Johnson Vol. 5 Live At Robert Johnson Vol. 5

Álbumes

Roman Flügel Roman FlügelLive At Robert Johnson Vol. 5

7.5 / 10

Roman Flügel  Live At Robert Johnson Vol. 5 LIVE AT ROBERT JOHNSON

Roman Flügel es uno de los corredores de fondo de la escena alemana que mejor ha conservado su musculatura con el paso del tiempo. Amparado por incontables seudónimos y una trayectoria impecable de casi 20 años por toda suerte de sellos señoriales (el tramado Playhouse / Ongaku / Klang de Frankfurt, fundamentalmente), este picapedrero electrónico tiene en su hoja de servicios el mérito de haber popularizado el techno alemán fuera de los círculos especializados gracias a su alianza con Jörn Elling Wuttke en el siempre efectivo (y festivalero) dúo Alter Ego. De hecho, el trallazo pistero por antonomasia del grupo, “Rocker”, es uno de esos himnos incombustibles que seguirán sonando en los clubs cuando llegue la próxima glaciación o el sol se convierta en una gigante roja. Pero ahí no queda la cosa: el tipo es un superhombre en su país, un consigliere privilegiado en las intrigas de palacio de la corte del Kaiser. Sven Väth y Roman Flügel son como Michael Jordan y Scottie Pippen en los años 90: se susurran confidencias al oído, sueltan risitas de complicidad y se compenetran cosa mala cuando Väth requiere sus deditos mágicos en el estudio para sacar nuevo LP.

No es de extrañar, con semejante plumaje, que el club Robert Johnson de Frankfurt, el auténtico Valhalla del techno-trance-minimal que tanto se estila en la capital de la salchicha, le haya encomendado la quinta entrega de su prestigiosa serie de live mixes. Se trata sin duda de una sesión especial, ya que Flügel es de Frankfurt y ha pinchado en esta catedral incontables ocasiones. Le conocen más allí que en su bloque de pisos. De hecho, no sería nada descabellado pensar que tan prestigiada cabina ha ejercido una poderosa influencia en su música y que este set es una especie de retribución del alumno aventajado a su universidad. Después de Chloé, Ivan Smagghe, Prins Thomas y Thomas Hammann & Gerd Janson, Flügel vuelve a levantar el freno de mano y pone en marcha de nuevo el motor de un serie de sets en vivo que parece estar en su mejor momento y promete más entregas futuras (Arto Mwambe, Ata y Dixon son los siguientes). Por si fuera poco, estamos ante el primer cd-mix oficial del espadachín de Frankfurt, lo que le confiere a la carrocería de este deportivo nuevo un brillo todavía más atractivo.

Vamos a la música. Los resultados de este viaje no se salen de las profecías; no se detecta la más mínima intención de cambiar la historia de las sesiones live, y en estos tiempos de cretinos que se creen diferentes se agradece que alguien apueste por conservar, por ir a lo seguro, por ser un purista de los que no piden perdón. El acabado en términos puramente técnicos es impecable, pero la música siempre se antepone a la pirueta en el crossfader (creo haber detectado algún efecto añadido de forma esporádica, pero poco más). Flügel pone al servicio del viaje una muñeca quirúrgica en la mezcla, amén de una notable finura en las ecualizaciones de los graves. Y ejecuta la táctica sin aspavientos, con mesura, by the book.

En esta tesitura, el de Frankfurt se permite el lujo de cobijar en su axila variantes technoides de toda suerte, zurciendo el tapiz sin trasquilones o puntadas erráticas. El techno más dub abre la veda (sensacional “Pewars”, de Freund Der Familie) y la serpiente comienza a moverse con candor sexy-funk gracias al “Azul Mágico” de Itzone. La gratísima sorpresa, el toque de clase flügeliana, es sin duda la llegada en la cuarta mezcla del “Don’t Take It” del sacrosantísimo Armando (en paz descanse). Primer destello ácido. Y luego pellizco techno de los que dejan moratón, cortesía de la infalible “Before One” de Ben Klock. Todo parece perfectamente compactado, con un poso más martilleante, sobre todo en la segunda parte del set, desde que entra el doblete formado por “Landscapes” de Idioma (el necesario respiro melódico) y “U People” de Foreveraction (la retoma del galope a ritmo techno-electroide ochentero). Es entonces cuando Flügel muerde el limón a pelo y se saca jugos ácidos hasta del lacrimal, merced a la concatenación de “Show Me” de Maetrik y “Humpty Acid” de su propio proyecto paralelo Soylent Green: funky, acidorro y house se levantan en armas y pavimentan la carretera. Y olemos techno fresco con “Swedish Woman” de Ratsnake y “Rise” de Soulphiction. ¿Broche final? Tema inédito del viejo Roman –magnífico track “Brian Le Bon”–, segundo corte inédito del alemán junto al no menos apreciable “N.M.I.S.M.D” que podremos escuchar más adelante en un futuro EP del maestro. Un trabajo muy fino.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar