Little Hells Little Hells

Álbumes

Marissa Nadler Marissa NadlerLittle Hells

7.5 / 10

Marissa Nadler  Little HellsKEMADO

Advertencia: Adentrarse en estos pequeños infiernos (el título deja claro de lo que va la cosa) dejándonos llevar por la dulce voz de Marissa Nadler es engañoso, incluso peligroso; esconde un destino terrible, como los cantos de sirena escondían una muerte segura en el océano. “Little Hells” es, por lo tanto, un disco triste, oscuro, de folk intimista, en el que esta mujer de Boston, de belleza firme, rasgos marcados, larga cabellera oscura, da un importante, decisivo paso hacia delante en su carrera. Por primera vez ha echado mano de una producción ambiciosa, llena de matices; dónde antes había desnudez (e incluso una ligera afección, defecto de fábrica de las cantautoras de su generación) ahora hay riesgo. Todo arranca con el sombrío piano electrónico de “Heart Paper Lover”, que le da un tono de elegía a casi todo el disco: un poema siniestro por los amigos perdidos, por los amantes desaparecidos, por la belleza que nos abandona. Nadler consigue transformar el antes folk luminoso en la sombra ominosa de algo horrible, en una pesadilla soleada que, poco a poco, acaba en la noche más solitaria, más triste. En “Ghosts and Lovers”, por ejemplo, evoca el fantasma de la persona amada mediante un lamento, en la hermosísima “Rosary” parece una de esas cantantes de los 50 con un bajón de drogas. Da la sensación de que, con este disco, Marissa Nadler busca distanciarse claramente de sus pastorales contemporáneas ( Josephine Foster, Joana Newson) con un disco frío, sin nostalgia, en el que se atreve hasta con la electrónica (ojo a la más que estimulante presencia de los ritmos electrónicos pesados y de las atmósferas casi after punk de “River of Dirt” o la adictiva “Mary Comes Alive”, la gran sorpresa del disco). “Little Hells” es un hermoso disco sobre desapariciones y sobre desaparecer (como en la desoladora melodía del piano de “The Hole is Wide”, en los que hay cruces con White Chalk de PJ Harvey); sobre desaparecer del todo y no querer, no poder, ser nunca encontrado. Un disco, a pesar del horror, en el que puedes perderte (de ahí su engañosa textura amable) o con el que te puedes perder. Tú eliges.

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar