Lime Lime

Álbumes

Mugstar MugstarLime

8.1 / 10

Mugstar Lime IMPORTANT RECORDS

Posiblemente, la mejor manera de explicar quiénes son los tipos que están detrás de Mugstar, y hasta qué punto puede llegar su enfermizo amor por todo lo que huela a space rock, sea hablar de la aventura a la que han dedicado casi cinco años de trabajo: la realización de un disco tributo a Hawkwind, en la que además de ellos mismos participan bandas tan fuera de duda como Kinski, White Hills, Acid Mothers Temple o Mudhoney. Un disco, hábilmente titulado “In Search Of Hawkwind”, que ha visto la luz hace un par de meses en el propio sello de la banda, Critical MASS, y que más allá de la broma, resulta ser un artefacto muy recomendable (sobre todo, querido lector, si a usted le gusta la cosa cósmica). Pero que también traemos a colación porque demuestra a las claras que estos cuatro músicos de Liverpool no realizan ningún tipo de esfuerzo por ocultar sus influencias: ellos saben perfectamente de dónde vienen (aparte de a Hawkwind, ponen velitas a Neu!, Can y Steve Reich, a bigotudos como Klaus Schulze y Conrad Schnitzler o los primeros Pink Floyd) y, mejor todavía, saben perfectamente a dónde van y cómo quieren sonar: “como el sonido de 10.000 soles explotando, latiendo con repetitiva belleza, martilleando como un mantra supersónico”.

Y así es exactamente como suena su cuarto disco, “Lime”, una auténtica excursión hacia el lado cósmico del rock, que viene dividida en cuatro largas partes y que avisa de sus intenciones ya desde la portada, una imagen de un viejo osciloscopio. “ Sunburnt Impedance Machine” abre el viaje mostrando la cara más fiera de la banda: guitarras abrasivas, teclados plenos de psicodelia, una base rítmica obsesiva y una nube de distorsión dan forma a una dentellada sonora que recuerda a los Pink Floyd de Syd Barrett (los de Interestellar Overdrive , es decir). “ Serra”, justo después, abre el melón del krautrock de la mejor manera posible: con baterías metronómicas y bajos rocosos, una cabalgada imparable que se extiende durante más de trece minutos, mientras la guitarra trenza melodías circulares, un sintetizador se enreda en espirales psicodélicas y un clarinete improvisa puntuales variaciones melódicas. “ Radar King”, justo después, aumenta la tensión de golpe: las guitarras se endurecen, el ritmo se hace más marcado y obsesivo, drones ruidosos salpican el fondo de la mezcla y, mientras, la banda se deja llevar por un juego de intensidades que podría remitir a los Mogwai más burros. Ya para la despedida, “ Beyond The Space” vuelve a pisar terreno kosmische, pero desde una perspectiva más calmada, con sintetizadores circulares bullendo sobre una suave piscina de drones, apenas distorsionada por algún golpe de bajo. Un final estupendo para un disco que huele a polvo cósmico y a psicodelia: no debe resultar una sorpresa que Julian Cope considere a Mugstar una de las mejores bandas de rock que hay ahora mismo en Inglaterra.

Vidal Romero

Mugstar - Serra Mugstar - Radar King

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar