Limbo Limbo

Álbumes

Eric Copeland Eric CopelandLimbo

6.7 / 10

No hace ni un par de meses que Copeland publicaba Mr. Impossible (Ribbon Music, 2012) con Black Dice, cuando llega una nueva dosis del músico neoyorquino, esta vez en solitario. Y ojo, porque no baja el nivel. Lo fácil habría sido facturar un disco para cubrir el expediente, pero con “ Limbo” Copeland se confirma como uno de los valores más firmes del underground.

Como un Beck circa “Odelay” alucinado, el disco se abre con una surrealista, psicodélica, eléctrica y vibrante “Double Reverse Psychology” casi rapeada en vez de cantada y en la que Copeland presenta en ocho minutos la tónica general del disco: electrónica lo-fi, experimentación apta para oídos acomodaticios que pueden naufragar intentando escuchar a Black Dice, e innovación. En sólo unos minutos Copeland cambia varias veces de estilo, se pasa por el forro la estructura convencional de una canción y juega con las bases programadas a su antojo. Loops psicotrópicos, voces distorsionadas, guiños al ruidismo y una vocación electrónica que tampoco pierde de vista el hip hop son algunos de los elementos de “Limbo”. Semejante mezcla, en manos de un músico menos hábil, se habría convertido en un despropósito, pero Eric Copeland lleva demasiados años tanto en Black Dice como en solitario para echar a perder unos ingredientes tan jugosos. Tampoco deja que las canciones de “Limbo” se conviertan en temas oscurantistas disfrutables sólo por unos cuantos, sino que logra que se trate de temas accesibles sin dejar de jugar con el riesgo. “ Fiesta Muerta”, por ejemplo, se construye en torno a un loop que suena incesantemente y un saxo que hace las veces de voz.

Copeland se despacha a gusto en poco más de media hora con un disco en el que se le nota cómodo, como si hubiera grabado “Limbo” con el único fin de divertirse, sin más aspiración que la de probar efectos, beats rotos y melodías imposibles. Pero funciona, y salvo en canciones como “ Lemons”, quizá la más floja del álbum, Eric Copeland logra contagiar esas ganas de experimentar y divertirse que son, sin duda, la principal seña de identidad de “Limbo”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar