Limbo, Panto Limbo, Panto

Álbumes

Wild Beasts Wild BeastsLimbo, Panto

7 / 10

Wild Beasts Limbo, Panto DOMINO / PIAS

¿Qué demonios esta pasando en este 2008 que se acaba? No sé vosotros, pero yo no recuerdo un año con tantísimos debuts y tan buenos todos. La lista de lo mejor del año parecerá, esta vez, un jardín de infancia (gracias a que tampoco ha habido tantos retornos como otros años). Además, se ha creado una especie de fiebre por todo lo que suene a africano. Que sí, que con Dengue Fever, Vampire Weekend, The Rumble Strips y, sí, hasta Hot Chip parece que andamos ya sobrados. Pero aquí llegan los chicos de Wild Beasts y su primer disco y a ponerlo todo negro otra vez. Pero ojo, no se equivoquen. Si los anteriores quizás optaban por un cierto academicismo dentro de lo que es el afro-pop (si pudiésemos encorsetar lo que es el college pop británico con las percusiones del continente negro en un parámetro académico...) lo de Wild Beasts juega en otra liga, más apasionada, más radical, más enajenada y, por lo tanto, menos cómoda y digerible. Para que me entiendan, de primeras, Hayden Thorpe, el vocalista, suena como enchufado a helio todo el tiempo. No llega al cataclismo de Manos de Topo, pero sí a un cruce bastardo entre Freddy Mercury, Mika, Antony Hegarty y Ron Mael de Sparks. Y de segundas... su sonido cruza la new wave (sí, demonios, otra vez) con el cabaret (esas cadencias rítmicas de obsceno tintineo, la afectada voz), pasando por el tribalismo y la festividad indígena. “ Limbo, Panto” no es un disco fácil, así en una primera escucha. Habrá algunos para los que escuchar durante cuarenta minutos un falsetto dentro de maneras de music-hall o cabaret (incluso, His Grinning Skull nos remite a las baladas de los nuevos románticos) sea una auténtica tortura. Para los otros, avezados inquietos sin prejuicios que abrazan todo lo que suene más raro que un perro verde, andarán salivando detrás de canciones como “ The Club Of Fathomless Love”, puro amaneramiento, “ Please Sir”, paisaje ralentizado de cuento de hadas perverso, o “Brace Bulging Buoyant Clairvoyants” donde se van de fiesta con ESG travestidas de Lili Marleen. “ Limbo, Panto” es una gozosa realidad, una fiesta pretenciosa en la que la medianía no está invitada. Antonio Bret

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar