Lights Lights

Álbumes

The Fauns The FaunsLights

7.4 / 10

En la música, como en la vida, para triunfar hay que tener una mezcla de talento y suerte. Y en el caso del quinteto de Bristol The Fauns, los chicos nos han salido con un poco de todo. Por eso no extraña que después de lanzar por su propia cuenta (a través de su sello Laser Ghost Recordings) su álbum de debut homónimo, corriese el boca oreja y su música llegase a todos los rincones del planeta. Sin apenas contar con ayuda promocional, sus canciones se colaron en el prestigioso programa de 6Music de Steve Lamacq y vendieron la nada desdeñable cifra de 5.000 copias. Con el tiempo giraron también con otros grupos más o menos cercanos a sus coordenadas shoegazer como The Pains Of Being Pure At Heart, The Telescopes, Savages o Anika. Hasta el mitiquísimo Clint Mansell, reputado compositor de bandas sonoras ( “Requiem Por Un Sueño”, “Cisne Negro”) hizo un remix de “Fragile” para el Record Store Day. Huelga decir que las 1.000 copias de dicha edición limitada se agotaron el mismo día. No es el único que se ha fijado en su inmenso talento, pues Geoff Barrow les ha fichado ahora para su sello Invada, donde acaban de lanzar su segundo disco, “Lights”.

Los ingredientes para el éxito de The Fauns no por ser archiconocidos son menos efectivos. Lo suyo es una mezcla entre shoegaze y dream-pop empapado de ecos y reverb. Es, en otras palabras, un gran homenaje a los buenos tiempos del género, a nombres como My Bloody Valentine y Slowdive. Esperad, pues, voces etéreas y flotantes, con efectos muy atmosféricos, como en esa pieza con la que abren el disco, “Point Zero”. Pero que nadie se engañe. Entre esos sonidos más melosos que caracterizan algunos de los cortes de este álbum, también se esconden remolinos de guitarra que recuerdan a su propia portada. Porque “Seven Hours” puede resultar dulce al principio, pero las guitarras y una buena percusión se encargan de dotarle un aire fiero, como si nos estuviesen retando a un duelo. Empieza recordando un poco a “When The Sun Hits” de Neil Halstead y compañía, pero luego la cosa vira radicalmente. “Ease Down” es una historia completamente distinta. Aquí tienen apretado el pedal del acelerador desde el principio con una Alison Garner algo menos afligida que de costumbre. En “In Flames” tienen el acierto de incorporar coros masculinos que le dan mayor profundidad al aspecto vocal. “Nothing Ever” es de un ritmo perezoso como pocos y casi podría pasar por ser un tema de Mogwai y quizá por eso, por desmarcarse más de su habitual sonido, es donde mejores resultados obtienen. Tampoco hay que despreciar a la melancólica “4AM”, que invita precisamente a conducir de madrugada hacia mitad de ninguna parte. Queda claro, pues, que aunque nos gusta su faceta ruidosa, nos quedamos con sus momentos más sosegados, como ese cierre brillante y somnoliento que responde al nombre de “Give Me Your Love”, que seguramente causará estragos en los conciertos con ese estribillo que se repite insistentemente. The Fauns han venido para quedarse, vaya.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar