Lidia Damunt en la Isla de las Bufandas Lidia Damunt en la Isla de las Bufandas

Álbumes

Lidia Damunt Lidia DamuntLidia Damunt en la Isla de las Bufandas

7.1 / 10

LUCINDA / SUBTERFUGE

Es curioso que Lidia Damunt, haciendo algo tan inmediato, infeccioso y divertido, no trascienda más allá del pequeño circuito de agitadores culturales y músicos que le profesa admiración. Es el mismo problema que ha vivido su grupo, Hello Cuca. Demasiadas líneas hablando de sus relaciones con el movimiento Riot Grrrl y sus giras por el extranjero, pero poca pasión (y precisión) a la hora de valorar en su justa medida su concepción del rock, que los hace sonar modernos y atemporales a la vez. Después de doce años de carrera, aunque con un único disco y dos epés, aún se les debe muchas alabanzas. Sobre todo a sus enérgicos directos, que podrían competir con desahogo con los de muchos grupos extranjeros que arrastran a más público. Precisamente la energía es una de las cosas que se ha traído de Hello Cuca a este primer disco sin la compañía de su hermana Mabel y Alfonso Melero. El germen de “La Isla de las Bufandas” salió en una etapa en la que vivió en Mojácar. Allí comenzó a componer por su cuenta con la guitarra acústica y sin su hermana, que siempre ha escrito las letras que Lidia ha cantado. Luego se fue a vivir a Madrid y siguió dando forma a estas canciones que conectan con total naturalidad el country con el punk. Su actitud y expresividad con la guitarra ya la conocíamos, pero ahora nos encontramos con unas letras llenas de imaginación –muchas salen de su sueños- que hablan de aloes gigantes (“Aloes de cincuenta metros”) o personajes que se hacen llamar canela y vainilla (“Isla de las Bufandas”). Un gran disco que divierte porque sus canciones mueven el cuerpo y, al mismo tiempo, ponen en funcionamiento las neuronas con unas historias que te invitan a vivir aventuras con sus protagonistas.

Carlos Barreiro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar