Lawless Lawless

Álbumes

Nick Cave & Warren Ellis Nick Cave & Warren EllisLawless

7.2 / 10

Que Nick Cave lo mismo se marca un disco de rock macarra con Grinderman que una banda sonora de lo más lírica ni es sorpresa ni noticia. Ya sabemos que le da a todos los palos, del dibujo a la literatura. En esta ocasión se ha metido a guionista de “Lawless”, la película ambientada en los años de la Depresión y dirigida por John Hillcoat. Pero el australiano no sólo se ha hecho cargo del guión, sino que junto a Warren Ellis ha decidido encargarse de la banda sonora, como ya hiciera en su momento con “The Proposition”, “The Road” o “The Assassination of Jesse James”. Pero en esta ocasión, el dúo no se ha limitado a componer la típica banda sonora, sino que han montado un grupo ad hoc con Emmylou Harris, Mark Lanegan, Liela Moss (vocalista de The Duke Spirit) y Dr. Ralph Stanley, una de las leyendas incuestionables del bluegrass. De esta forma, Cave y Ellis se alejan de la banda sonora al uso y, salvo un par de excepciones, no estamos ante “música de fondo” (que es en lo que suelen quedar convertidos estos experimentos), sino ante un disco consistente... y curioso, porque se atreven a hacer versiones en clave country de la vieja escuela de himnos como el “ White Light / White Heat” de The Velvet Underground. No es la única versión que aparece en el disco, porque por las manos de Bootleggers pasan también “ So You'll Aim Toward The Sky”, de Grandaddy, “ Fire And Brimstone” de Link Wray, “ Sure 'Nuff Yes I Do” de Captain Beefheart y “ Snake Song” de Townes Van Zandt. Estas versiones no son meras anécdotas, sino que nos hablan de la voluntad de Cave y Ellis de acercarse a la tradición musical norteamericana, incluso a la más clásica, para esta banda sonora.

“Lawless” es, ante todo, una incursión en la música tradicional norteamericana, esa música que nos habla de una América profunda, rural, clásica y fronteriza. La misma América a la que ya se acercó Nick Cave en ese libro que tenía ecos de William Faulkner ( “And The Ass Saw The Angel”) y que parece ejercer sobre el australiano una poderosa fascinación. Y claro, si te vas a meter en semejante jardín de una cultura que no es la tuya, mejor que lo hagas de la mano de quienes sí la conocen de primera mano, que Nick Cave pueda que sea ambicioso, pero ingenuo, desde luego, no. Nada como llamar a personalidades tan incuestionables como Emmylou Harris y Dr. Ralph Stanley, de incuestionable pedigrí en esa materia, o a Mark Lanegan, que desde que dejó de lado a Screaming Trees anda también recuperando esos sonidos añejos en sus discos. Con semejantes colaboradores, habría sido un error que Nick Cave y Warren Ellis asumieran todo el protagonismo, así que dejan hacer y se convierten, y nunca mejor dicho, en dos instrumentos más al servicio de quienes realmente conocen el folk y country norteamericano: la voz de Nick Cave sólo se escucha en “ Burning hell” y “ Fire In The Blood / Snake Song”, mientras que su inconfundible piano es el perfecto acompañamiento para la voz de Harris en “So You'll Aim Towards The Sky”... lo mismo que hace Ellis pero con su violín en “Fire In The Blood”. Por su parte, Dr. Ralph Stanley brilla con luz propia y “a cappella” en ese “Sure 'Nuff Yes I Do” que demuestra que las canciones de Captain Beefheart pueden sonar con una solemnidad que habría sido difícil de imaginar. Donde más se deja sentir la huella de Nick Cave y Warren Ellis es en ese “Burning Hell” con olor a taberna sucia o en “End Crawl”, uno de los pocos temas que sí parecen compuestos ad hoc para la película. El resto de la banda sonora es un sentido y solemne homenaje a un bluegrass que de vez en cuando trasciende sus propias fronteras gracias a proyectos tan loables como éste.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar