Late Nights With Jeremih Late Nights With Jeremih Top

Álbumes

Jeremih JeremihLate Nights With Jeremih

8.8 / 10

Desde hace algunos días tengo la sensación de que el concepto R&B es tan personal como la ropa interior. Es decir, llevo algunos días viendo que lo que otras personas entienden por R&B para mí es urban, por ejemplo. No sé si por nostalgia o buscando respuestas, me he acordado de Supersonido, el programa de M80 que me sirvió de primera referencia para delimitar el género. Allí cabían Toni Braxton, Lighthouse Family, Lisa Stansfield y Puff Daddy en total armonía (al menos a mis ojos). Ahora es un lío. Unos vienen de la electrónica, otros rapean, otros idolatran a Prince. Los hay incluso que son estrellitas entre los indies. Pero eso, en realidad, es la hostia. Porque, al menos hasta donde abarca mi visión, el R&B vive un momento no excesivamente prolífico pero sí bastante variado. No obstante, hay nombres, lanzamientos, mixtapes que son referentes y que ayudan a medir la calidad de la cosecha anual de R&B. R. Kelly, la eterna vuelta de D’Angelo, lo que ha desayunado The-Dream, el último vídeo de Frank Ocean, holograma de Aaliyah ¿sí o no? o quién es el malo realmente en la relación Abel Tasfaye-Zodiac son cosas que trascienden hasta la información cotidiana de cualquier publicación musical (incluso a veces en secciones de la prensa generalista). Rico, variado y con atención por parte del público, no creo que sea un mal momento para el R&B.

Dicho esto, hay que reconocer que Jeremih no era uno de esos nombres de referencia que trascendía hasta la cotidianeidad mainstream. Eso sí, muchos fans declarados de la corriente conocíamos al menos un par de temas (temazos) suyos. Y quien se haya aventurado a escuchar sus dos discos habrá vivido la experiencia como algo bastante positivo. Por eso, cuando Datpiff anunció la salida de “Late Night With Jeremih” junto con el explícito vídeo de “Go To The Mo”, la escucha de la mixtape pasó automáticamente a la lista de To Do’s. Casi al mismo tiempo, un radio rip de “773 Love” comenzaba a extenderse con la eficacia del ébola por las redes. Mike Will en su estado más edulcorado, órganos de góspel y Jeremih incitándonos al bootycall; con estos tres ingredientes ha bastado para que la canción se convierta en instant classic. Y, pese a que todos lo pensamos cuando salió antes de que saltara la mixtape, no es lo mejor de “Late Night With Jeremih”.

Lo mejor de la mixtape de Jeremih es que cada escucha destapa un tema nuevo al que rendirte sin dejar de disfrutar del resto de los cortes. En las primeras escuchas reculas para volver a disfrutar de la sexy y codeínica aportación de Gucci Mane y 2Chainz en “Outta Control” o tararear las “guarreridas” de “Fuck U All The Time”; luego llegas a la ya citada “773 Love” y te da miedo seguir por si lo bueno ya ha acabado, que es lo que acostumbra a pasar con la mediocre mayoría de los discos que escuchamos. Pero no. “Keep It Moving” hipnotiza a base de shakers e impronta neo-soul, además de indicar que el chorreo continúa con “Rated R” (que, parafraseando a mi amigo Pablo, es follar con calcetines y un Vega Sicilia del 94), “Feel The Bass” (o cómo Tricky Stewart vuelve a robarnos el corazón) o con las dos producciones que firma el propio Jeremih, “Late Nights” y “Letters To Fans”, demostrando tener la suerte del novato o skills de sobra para enfrentarse al estudio él solito.

¿Por qué es ahora y no hace 24 meses? ¿Por qué es en formato mixtape y no con un disco a la usanza? ¿Por qué de repente Jeremih mola tantísimo? En la biografía de Facebook del de Chicago aparece una cita suya en la que asegura tener la habilidad innata de hacer grandes canciones sobre sexo. Probablemente haber centrado la temática de esta mixtape en ese bendito don que se le ha concedido ha sacado lo mejor de Jeremih. Vocalmente cubre el amplio espectro del género –de la rima al gorgorito, de los aires góspel al falsetto–; se ha arrancado a producir –mejor dicho, a usar sus propias producciones–; ha hecho una selección de beats delicatessen, muy apropiados para contar esas aventuras de altas horas de la madrugada y sin tener que echar mano de chequera en exceso. Tampoco hay invitados de lujo para vender singles como churros, con la excepción de Gucci Mane y 2Chainz. Así que, probablemente la ausencia de una discográfica dando por el culo con vender discos –hablando mal y claro– cimenta el éxito rotundo de este regalito al que ni el decente disco de Trey Songz ni el flojo último álbum de Usher ni la bazofia facturada por Chris Brown (que para mí es urban, no R&B) le hacen sombra.

¿Es lo mejor que ha dado el R&B (ya sabéis, el género a mis ojos) en 2012? Eso sólo Dios, aka The-Dream, lo sabe, que no acaba de soltar “The Love IV”. Como potenciales rivales tiene a Miguel, que el 2 de octubre saca “Kaleidoscope Dream” y Ciara, cuyo nuevo trabajo llegará el diciembre, si nada se tuerce. Así que, hasta que llegue ese momento, hagan sus apuestas, beban Vega Sicilia y follen con calcetines.

*Descarga la mixtape aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar