Late Night Tales Late Night Tales

Álbumes

Friendly Fires Friendly FiresLate Night Tales

7 / 10

Como banda, el trío de St Albans Friendly Fires, ha demostrado sobradamente que es uno de los grupos más infalibles a la hora de acercar los sonidos electrónicos de baile al público indie. En 2010, la serie “Bugged Out!” les encargó que mezclaran una sesión enlatada al hilo del enorme éxito que cosechó su álbum de debut homónimo dos años antes. Pero desgraciadamente dieron con una selección algo trillada, poco inventiva, con el foco demasiado puesto en la actualidad y, además, con temas bastante conocidos de artistas como Tensnake, The 2 Bears o Redshape, en lugar de ofrecer una de esas joyas de arqueología que suelen ser este tipo de productos. Pero ya dicen que la vida a menudo te da dos oportunidades y en lugar de cumplirse ese dicho de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, los británicos han aprovechado el encargo de firmar la trigésima compilación de la reputada Late Night Tales para demostrar que de buen gusto andan sobrados y que, a los platos, también saben hacer bailar a sus admiradores.

La sesión se estructura en dos partes bastante bien delimitadas, una en la que caben los sonidos más bailables y una segunda en las que se acumulan las sorpresas, mucho más reposada y extensa, pero igualmente satisfactoria. Abren fuego de la mejor manera posible, con ese sensual “Under The Sun” de Junior Boys que a estas alturas ya podría considerarse como un clásico. La elección no es caprichosa porque crea el ambiente necesario para las siguientes tres piezas, todas ellas con un punto en común, el erotismo. Por descubrirnos joyas como “Change Your Style” de los holandeses Renée ya se han ganado el cielo. Un funk irresistible de 1980 y bajos lascivos que harían mojar los pantalones a James Murphy. De ahí pasan al disco –también de la época– de Joe Simon en “Love Vibration”, con una letra empapada en sudor postcoital. Graciosa también es la inclusión de “Fly Like An Eagle”, uno de los dos grandes hits de Dennis Parker, que aparte de apañárselas muy bien como productor también fue actor porno. Este tríptico da paso a “Carry On, Turn Me On” de Space, una pieza que ofrece un ligero descanso tras 15 minutos épicos y a “Attention Seeker” de Iron Galaxy, el primer corte de 2012 del lote, un house construido a partir de una saltarina línea de 909.

Tras casi media hora dedicada al baile, llega esa segunda mitad que comentábamos antes más centrada en explorar sonidos de todo tipo, en el que el trío da cabida a esas canciones más alejadas de su sonido habitual que igualmente le fascinan. Empiezan con “Don’t Summarize My Eyes” de Bibio, editada en un EP del año pasado, y que por entonces pasó bastante desapercibida. Ese minimalismo y melodía repetitiva encaja a las mil maravillas con la solemnidad de “The Black Arts” de Stereolab, una banda que, a priori, no hubiésemos intuido como influencia de Friendly Fires. En su parte central el mix tiene su primer tropiezo en cuanto a secuenciación. No se entiende muy bien la inclusión de la electrónica de SBTRKT después de esos minutos de introspección. Sirve bien como enlace a “Why Don’t You Answer”, el tema exclusivo del mix, versión del clásico de 1978 de Eberhard Schoener con Sting, con una percusión tropical muy acertada, pero que hubiese funcionado mejor hacia el principio.

Tras este leve tropiezo (no en lo musical, dejémoslo claro), Friendly Fires apuestan por las atmósferas neblinosas con temas de Sonna y Laurel Halo para llegar a la recta final con cortes de espíritu shoegaze y dream-pop. Maravillosa suena “Invisible” de Grouper, y más seguida de “Endless Shore” de Melody’s Echo Chamber y dos elecciones de Cocteau Twins y Slowdive para nada facilonas. Sin duda, son los momentos que más podrá apreciar su público filo-indie. La sesión se acaba con doble sorpresa. Por un lado, la soberbia “Love Song” de Olivia Newton-John, una sentida, melancólica y sencilla balada ideal para poner el broche final (junto a una composición del siempre reivindicable Nils Frahm). A priori, muchos al ver esta artista en el tracklist se lo podrían haber tomado como una ironía, pero los resultados son admirables. Y, por último, una narración de Benedict Cumberbatch, el actor con la mejor voz del momento, conocido por ser el Sherlock Holmes de la actual serie de la BBC. En definitiva, un DJ mix muy a tener en cuenta pese a tener dos mitades muy diferenciadas entre sí, aunque bien cohesionadas, y cuya única pega es la pedestre técnica de mezcla que emplean.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar