Last Days of Silence Last Days of Silence

Álbumes

B12 B12Last Days of Silence

7.2 / 10

B12 Records

Decía Heráclito, y de ello luego se aprovechó Francisco Umbral, que nada puede ser lo mismo dos veces ( “excepto ciertos actores de teatro, que te hacen lo mismo en diez funciones seguidas si hace falta”, apostillaba el autor de “La derechona”). Nada puede ser lo mismo dos veces porque el momento cambia, las condiciones, el paisaje, el clima, hasta el cuerpo, y entonces sale otra cosa, que se puede parecer, pero es otra cosa. B12, a los que se les ha estado añorando durante cerca de una década, y a los que habría que responsabilizar de ser unos de los padres del tímido, periférico y sin embargo importante revival del intelligent techno en fechas próximas, decidieron hace un par de temporadas volver, seguir allí donde lo dejaron –allá por “Time tourist”, porque el maxi “3ep” coqueteaba más con el jazz–, y este álbum no es más que el producto de volverse a reunir, volver a compartir minutos en el estudio y hacer hoy lo que ya se hacía antes, o sea, hacer lo mismo pero diferente, porque una década –o más– no pasa en balde. Por eso “Last Days of Silence” empieza con “Hall of mirrors”, con unos violines sintéticos puestos ahí por Digitonal –me busquen su disco en Toytronic, les gustará– que son el clásico techno de Detroit a la europea y en plan gigantista y cubista, que es en lo que en origen fue el intelligent techno. “Last Days of Silence” suena más digital que los dos álbumes anteriores, gran reserva de los mejores días del sello Warp, y de ahí se entiende que B12 han estado trabajando con el portátil muchas horas. Son trece cortes, más cinco en directo en un segundo disco extra, que retrotraen a los B12 de siempre con un aroma algo más moderno –una simple cuestión de brillo del sonido, poco más– y un ideario estético que, qué quieren que les diga, sigue estando vigente. La resurrección es más nostálgica que explosiva, y por ahí habrá quien se decepcione, pero es que no podía ser otra cosa. Ni lo queríamos tampoco.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar