Lápidas y Cocoteros Lápidas y Cocoteros

Álbumes

Violeta Vil Violeta VilLápidas y Cocoteros

7.3 / 10

Con el culo torcido nos quedamos hace más de un año al escuchar una misteriosa demo de una banda que se hacía llamar Violeta Vil. Aquel tema en cuestión, un dream-pop enfermizo teñido de una malsana aura negra como el tizón, se hacía llamar “Toronjil” y servía como carta de presentación para que Mónica di Francesco y Yanara Espinosa entraran como un meteorito dentro de nuestras mayores obsesiones. Pero contra todo pronóstico, pudiéndose aprovechar de aquel chorreo de seguidores que aparecieron sorprendentemente a raíz de su modesto debut, las dos féminas no se dejaron impresionar por nada y decidieron cocerlo todo a fuego lento. Quizás demasiado. Los kilómetros que separan Logroño de las Canarias, que es donde viven Mónica y Yanara, respectivamente, habría que tomarlo como la causa principal de esta demora a la que nos hemos visto abocados para poder escuchar “Lápidas y Cocoteros”, un álbum de apenas ocho temas que se pasa como un suspiro y acentúa ese pulso analógico de la banda –afilado para la ocasión por la producción de Sergio Pérez García (Pegasvs, Thelematicos)–, con ese humor macarrónico que prevalece (por citar sólo un ejemplo) en “Amish”, un rotundo ejercicio de insinuación shoegaze que desde la primera escucha ya despunta.

Atendiendo a que a lo largo de estas ocho canciones se pasean remodelaciones de mayor empaque sonoro de la joya de la corona, “Toronjil”, y el también machacado tema titular, quedaba por ver cómo se desenvolvería el proyecto con más piezas inéditas. Y lo cierto es que aguantan más que bien la expectación creada a su alrededor, recurriendo a los tropicalismos sintéticos de guitarras burbujeantes – “Tormentas (Sonrisas)”– y a versiones como esa de “La Pericona” que pone en la órbita de la modernidad no impostada a una figura clave del folclore chileno como Violeta Parra. Al margen de las modas, y violando el sonido tanto de Broadcast como el de los primeros Beach House, Violeta Vil han firmado un disco con personalidad propia que crea adicción con las escuchas. ¿Una rareza de nuestro panorama musical? Sí, y de las que se puede presumir con la cabeza bien alta.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar