Labour Divison Labour Divison

Álbumes

Forward Strategy Group Forward Strategy GroupLabour Divison

7.7 / 10

El sello londinense Perc Trax, que con pericia orienta Alistair Wells desde hace ya casi diez años, no se rezaga ni se duerme en los laureles estos días de especial atención colectiva hacia los géneros más aviesos y hoscos de la electrónica y el techno de apego industrial. Por eso, y a pesar de que sus vecinos Downwards, Modern Love, Sandwell District (que parece haber puesto punto a su trayectoria, ya veremos si seguido o final) o incluso Blackest Ever Black, entre otros tantos –y de otros lares: Hospital Productions o el advenedizo sello de Dominick Fernow (Prurient, Vatican Shadow-, Bed of Nails)–, publican y reeditan trabajos que hunden sus raíces en estos parajes yermos de fértil creación; este año ha publicado sendas referencias que vienen a enriquecer y sazonar el panorama europeo en lo que a estos cultos se refiere. Como lo es el sobresaliente EP de Mick Finesse – “Tunnel Vision”–, el galopante maxi “Boundary Scan” de James Clements como ASC, o el anticipo del largo que ahora nos ocupa, “Labour Division EP 1”, de Forward Strategy Group. Sólo un breve adelanto de la que es, probablemente, una de las mejores referencias del sello hasta la fecha y el álbum debut de este dúo británico formado por Patrick Walker y Al Matthews (también conocidos como Smear).

Se trata de un extraordinario esfuerzo de un fornido, contundente y flexible techno de hormigón, un matizadísimo y gaseoso ambient industrial sombrío y un desolador (maquinal, a varias voces) minimalismo obsesivo y purulento, que se ve enriquecido con sutiles contagios de otros ámbitos musicales colindantes que cobran en este largo una precisa expresión. Un lugar único, un signo complejo, en la órbita de estos paralelos y meridianos del techno “conductor” donde la amenaza constante de la sensación de igualdad y la simetría anodinan y hacen monótonos muchos de los resultados. “Labour Division”, con un enérgico y potente efecto, burla (si no derrota) con inteligencia, emoción e inspiración, el peso esa acechanza. Brutal y visceral. Soberbiamente.

Desde que emprendieran su trabajo combinado bien desde Leeds o Edimburgo, el trabajo de la pareja ha madurado coherentemente desde sus primeras referencias en netlabels allá por 2008. Las travesías angulares, las aristas y la edificación rítmica persisten, pero hay una sofisticación estética en su sonido, una inquietud intrépida, un relleno en cierta oquedad que va más allá de las perseverancias en forma de beat y la opresión sonora. Y es precisamente en ese interés hacia la melodía intersticial, hacia la revisión y desarrollos de balances, dinámicas y timbres, hacia el detalle textural ampliado, donde reside la magnificencia, porque aquí es todo acierto, de este primer larga duración de Forward Strategy Group. Yendo más allá de la proyección cerebral, saltándose el reflejo cartesiano, y procurando un espacio abstracto para la conmoción y la sorpresa en un entorno arquitectónico que se dispone en engranajes que asisten un continuo movimiento. De vigorosa construcción y melancólico quebranto y decaimiento. Catenarios. Contiguos.

En la definición de los diez estratos, con sus tirantes y estrías, “Labour Division” organiza una combinación que alterna bloques cementados disciplina cuadrangular con roturas y derrumbamientos (fascinante “Elegant Mistakes”, incluso en su enunciación nominal, “Mandate” o “TTH”), ruinas mecánicas en constante desaparecer y ocaso (como la serpenteante y sorda “Industry & Empire”, de increíbles mates y brillos o “Fading Centres”), amorfos cuerpos volumétricos en flexión, sótanos de post-punk o dark wave de crepitares, calambres y silbidos (esa introducción de ilusión sintética que es “Ident” o la epilogar “Cultivar”, envolviendo catálogo, delimitando intenciones), techno de catedral canónico (en acompasadas “Labour Division”, “Nihil Novi” o la asoladora y sobrecogedora “Metal Image”) y la inevitable inmersión de la disonancia, la aspereza, la rugosidad y reverberación industrial. Estertor y agudeza. Poder, fuerza y decadencia. Colosal.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar