LIVELOVEA$AP LIVELOVEA$AP Top

Álbumes

ASAP Rocky ASAP RockyLIVELOVEA$AP

8 / 10

RCA-POLO GROUP

El tren del hipster rap se mueve tan deprisa que en apenas unos meses hemos dejado atrás la parada de Odd Future, a la espera de que el debut de Frank Ocean provoque que el maquinista vuelva a dirigir los pasos hacia su estación, y ya hemos entrado en la de A$AP Rocky con el mismo ímpetu y la misma entrega. Un joven rapper de Harlem empeñado en desmarcarse de cualquier conexión local que, con apenas unos vídeos en YouTube, algunas canciones desperdigadas por internet y, eso sí, un runrún con muchos decibelios en foros, blogs y redes sociales, ya se ha ganado un contrato millonario con RCA, que Drake se lo lleve de gira como telonero y que muchos productores y MCs se peguen a él en busca de su cuota de celebridad hipster. Todo parece ir demasiado rápido para un artista emergente que va a la contra, que reniega de su ciudad y, por tanto, de su sonido y que absorbe influencias sumamente dispares –crunk, dubstep, ambient-pop, DJ Screw, el gangsta rap vía The Diplomats– en un discurso nacido para romper esquemas.

“LIVELOVEA$AP”, anticipadísima mixtape de debut no oficial, aunque ya se ha anunciado su publicación real en formato físico para dentro de unos meses, no descubre nada que no intuyéramos antes de su aparición, algunas de sus canciones ya estaban totalmente asimiladas, pero ratifica las sospechas, las inmejorables sospechas, que se concentraban alrededor de su figura. En primer lugar, la asombrosa capacidad de nuestro protagonista para generar un estado de ánimo especial y muy particular con su discurso, a medio camino entre el cuelgue y la alucinación, fiel reflejo sonoro del estado alterado que promueve el purple drank, esa mezcla de sirope de codeína y bebida azucarada que forma parte indisociable del Sur de los Estados Unidos y que A$AP Rocky no sólo utiliza para disfrute propio, sino también como generador de una sensibilidad y estética muy definida que impregna todas sus canciones. Recuerda a esa embriaguez lenta, perezosa y tensa del sonido screwed & chopped, pero con un rediseño melódico y atmosférico en la producción que no tiene parangón en la escena crunk, definida por un sonido más ramplón y rupestre.

En segundo término, se confirma también el criterio musical del rapper. No es nada casual que Clams Casino, uno de los nombres importantes del sello Tri Angle, asuma buena parte del peso específico de la producción. Ya funcionó el experimento cuando Lil B colaboró con él en canciones como “Motivation” o “I’m God”, aunque no tan bien como lo hace aquí. Casi la mitad de esta mixtape es suya y se nota. El hip hop evocador, de perfil ambient y estética melancólica del productor encuentra perfecto acomodo en el flow arrastrado de A$AP Rocky y viceversa. ASAP Ty Beats, Spaceghost Purrp o DJ Burn One ayudan a consolidar una perspectiva de renovación y remodelación del dirty south por la vía de la ensoñación y, en líneas generales, la obsesión del MC por escapar de tópicos y clichés en su propuesta musical, y por revindicar ciertos referentes según su propio código es uno de los grandes baluartes de su carrera ahora mismo. En “Wassup” busca inspiración en Bone Thugs-N-Harmony pero a su manera, con la producción fantasmagórica de Clams Casino y un recitado alucinado, como si la banda de Cleveland hubiera grabado sus discos bajo los efectos del sirope y en pleno viaje mental. En “Out Of This World” o “Brand New Guy” homenajea con claridad al colectivo Dipset, pero siempre bajo su tutela, mientras que en “Purple Swag: Chapter 2” o “Keep It G” parece más que clara su referencia conceptual a DJ Screw, aquí con rastros de jazz depresivo.

Y por último, “LIVELOVEA$AP” también viene a certificar que A$AP Rocky sabe suplir todas sus carencias como letrista y escritor, una evidencia difícil de rebatir por él mismo en esta puesta de largo, con una fuerte personalidad, en cierto modo creada y desarrollada a partir de todos sus rasgos diferenciales –vicios sureños, estética sofisticada, actitud neoyorquina, target de público hipster–, de la que sabe extraer mucho partido. En sus canciones habla de las tardes de cuelgue con sus amigos, de partidas de dados en la calle, de las últimas compras en Barneys y de las paranoias mentales que le provoca el abuso de purple drank. Nada nuevo ni especialmente original o llamativo. Pero es su manera de presentarse al mundo, y cómo se desenvuelve el verdadero y fascinante gancho de todo su discurso, aquello por lo que hay que hablar de A$AP Rocky como de algo más que el último hype caprichoso llegado de la Gran Manzana.

David Broc

Descarga la mixtape aquí.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar