L’Aigua Del Rierol L’Aigua Del Rierol

Álbumes

Ferran Palau Ferran PalauL’Aigua Del Rierol

7.8 / 10

Hay discos que funcionan como pequeños bálsamos sonoros a los que cualquier palabra o adjetivo se les queda corto para explicar lo que desprenden. Para disfrutar como es debido de “L’Aigua Del Rierol” hay que cerrar las cortinas, rehuir de cualquier estímulo tecnológico que pueda estropearnos la meditación contemplativa y, lo más importante, cerrar los ojos para dejarse seducir por esta obra de artesanía folk. Ferran Palau, una de las seis almas de Anímic, debuta en solitario con un trabajo que se vale de la metafórica naturaleza inherente de Collbató para contar un cuento en el que la vida y la muerte se cogen de la mano como recursos universales. Los riachuelos, los alces o las tierras domadas por el trigo que se suceden en los títulos de estos temas no deben interpretarse como un ejercicio de cursilería, sino como el escenario en el que se enmarcan delicadas postales poéticas que a todos pueden salpicarnos.

Retomando las sonoridades más pastorales de los dos primeros discos de Anímic, Palau ha renunciado a cualquier estímulo eléctrico (salvo en el bajo que puede apreciarse en “Al Monastir”) para firmar una serie de canciones desnudas que huelen a madera. Junto a la estrecha colaboración del productor y arreglista Jordi Matas, el catalán debuta en la familia de Amniòtic Records con un disco que quiere despedir entre lágrimas el invierno que hace escasos días dejamos atrás y, en gran medida, reivindicar la figura del cantautor Nick Drake.

Partiendo de la base de que la portada que ilustra el disco está tomada en el árbol del cementerio de Tanworth-in-Arden bajo el que descansan los restos del artista británico, resulta lógico que todas las piezas sigan el testigo del trovador y estén bañadas de una tenue luz acústica, casi minimalista, que excluye cualquier atisbo de épica. La sutileza de los vientos en “Terra De Blat”, las preciosistas cuerdas de la naturalista “Rierol”, o los delicados arpegios que, como un fantasma, se pasean a lo largo de las canciones ( “Com Abans” podría ser la respuesta con guitarra al imaginario de Maria Coma), conviven con pistas que no están del todo limpias y dejan entrever los quejidos de las puertas que se oían en la casa-estudio de Matas durante el proceso de grabación. He aquí la gracia del asunto. Se esté o no familiarizado con el lenguaje de Josep Pla, la honestidad y la más sincera emotividad musical ha encontrado en Palau un compañero de viaje universal.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

kiss

Historias

23 diferencias de una relación de pareja a los 20 y a los 30

6. Es imprescindible que tu mejor amigo...A los 20: Apruebe a tu pareja.A los 30: Sea tu pareja.

leer más
carta

Actualidad

Cartas de amor antes de una paliza

El amor cuando no es amor.

leer más
Odalisque

Actualidad

Clientes: el gran tabú de la prostitución

En España hay una prostituta por cada 38 posibles clientes, y 4 tipos de este: el misógino, el consumidor, el amigo y el crítico

leer más
ny

Historias

Le envié mi currículum y terminé casándome con él

Esta historia no es un capítulo de 'Sexo en Nueva York', pero podría serlo.

leer más
Eterno

Historias

La inspiración que se lleva en la piel

Los tatuajes del español nómada Eterno son una forma de retar al olvido, y también un acicate, un estímulo para vivir de acuerdo al credo propio, ...

leer más
Jen Campbell

Actualidad

19 conversaciones rematadamente idiotas escuchadas en librerías

Un libro para los que piensan que las librerías son lugares silenciosos y aburridos. 

leer más
top strippers

Actualidad

Strippers, jazz y otras maneras de alegrar tu funeral

El dolor no congrega multitudes, la fiesta loca sí.

leer más
bridget

Historias

Los 15 momentos más patéticos de un corazón roto

Tía, no llores.

leer más

cerrar
cerrar