L’Aigua Del Rierol L’Aigua Del Rierol

Álbumes

Ferran Palau Ferran PalauL’Aigua Del Rierol

7.8 / 10

Hay discos que funcionan como pequeños bálsamos sonoros a los que cualquier palabra o adjetivo se les queda corto para explicar lo que desprenden. Para disfrutar como es debido de “L’Aigua Del Rierol” hay que cerrar las cortinas, rehuir de cualquier estímulo tecnológico que pueda estropearnos la meditación contemplativa y, lo más importante, cerrar los ojos para dejarse seducir por esta obra de artesanía folk. Ferran Palau, una de las seis almas de Anímic, debuta en solitario con un trabajo que se vale de la metafórica naturaleza inherente de Collbató para contar un cuento en el que la vida y la muerte se cogen de la mano como recursos universales. Los riachuelos, los alces o las tierras domadas por el trigo que se suceden en los títulos de estos temas no deben interpretarse como un ejercicio de cursilería, sino como el escenario en el que se enmarcan delicadas postales poéticas que a todos pueden salpicarnos.

Retomando las sonoridades más pastorales de los dos primeros discos de Anímic, Palau ha renunciado a cualquier estímulo eléctrico (salvo en el bajo que puede apreciarse en “Al Monastir”) para firmar una serie de canciones desnudas que huelen a madera. Junto a la estrecha colaboración del productor y arreglista Jordi Matas, el catalán debuta en la familia de Amniòtic Records con un disco que quiere despedir entre lágrimas el invierno que hace escasos días dejamos atrás y, en gran medida, reivindicar la figura del cantautor Nick Drake.

Partiendo de la base de que la portada que ilustra el disco está tomada en el árbol del cementerio de Tanworth-in-Arden bajo el que descansan los restos del artista británico, resulta lógico que todas las piezas sigan el testigo del trovador y estén bañadas de una tenue luz acústica, casi minimalista, que excluye cualquier atisbo de épica. La sutileza de los vientos en “Terra De Blat”, las preciosistas cuerdas de la naturalista “Rierol”, o los delicados arpegios que, como un fantasma, se pasean a lo largo de las canciones ( “Com Abans” podría ser la respuesta con guitarra al imaginario de Maria Coma), conviven con pistas que no están del todo limpias y dejan entrever los quejidos de las puertas que se oían en la casa-estudio de Matas durante el proceso de grabación. He aquí la gracia del asunto. Se esté o no familiarizado con el lenguaje de Josep Pla, la honestidad y la más sincera emotividad musical ha encontrado en Palau un compañero de viaje universal.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Michell Guintu

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
weed

Historias

Estas abuelas se lo pasan en grande fumando marihuana por primera vez

Tres abuelas, un bong y muchas risas.

leer más
nomofobia

Actualidad

Tu smartphone acabará por hacerte polvo la columna vertebral

Según el estudio, pasamos entre dos y cuatro horas al día mirando el móvil.

leer más
coño

Actualidad

Estos emprendedores quieren que el coño te huela a melocotón

La estrategia de marketing de Sweet Peach es venderlo como una forma de hackear tu propio cuerpo y adaptarlo a tus gustos, huir del cruel ...

leer más
Meme Marx

Entrevistas

Crowdfundings, cultura libre y copyleft: ¿de verdad es este el futuro de la cultura?

“El Capital no me producirá tanto dinero como me costaron los cigarros que me fumé para escribirlo” (Karl Marx)

leer más
Roman Flügel

Actualidad

Lecciones de exquisitez electrónica en Razzmatazz

Para bailar con clase.

leer más
MyNew10Fail

Actualidad

#EpicFail: El BCE recibe un troleo salvaje tras organizar un concurso de selfies

La campaña #mynew10 se gira en contra del Banco Central Europeo.

leer más

cerrar
cerrar