Kompilation Kompilation

Álbumes

Jürgen Paape Jürgen PaapeKompilation

8.5 / 10

KOMPAKT KLASSICS

Kompakt, hogar de románticos, pasto de sueños electrónicos y nostalgia isotónica para los que mueven el esqueleto con ojos vidriosos. Si tuviéramos que poner en una rueda de reconocimiento a los principales sospechosos de convertir el sello de Colonia en un subgénero bailable con autonomía propia, a la derecha de Michael Mayer estaría, qué duda cabe, Jürgen Paape. El co-fundador de la casa no ha destacado precisamente por su prolijidad a la hora de lanzar material al vacío, ni tampoco por su afán de protagonismo. Poco o casi nada se sabe de él, ni falta que hace. Paape es como el Barça de Pep Guardiola: habla en el campo. Su escasa producción es tan endiabladamente brillante, su estilo tan pulido, su capacidad evocadora tan insultante, que todo lo demás queda sepultado bajo una espesísima alfombra de talento. El alemán fabrica música de baile en formato onírico rayando a un nivel tan alto que por momentos asusta. Aglutina las virtudes de Kompakt y define un estilo como nadie lo ha hecho, por eso una recopilación de este calibre se antojaba necesaria tanto para los fans, que hasta ahora habían tenido que recabar los 12” de Pappe como si buscaran pepitas de oro, como para las nuevas generaciones de oyentes que desconocían las artes del maestro.

Reunidos bajo un mismo techo, los temas se retroalimentan unos a otros en un telar sin hebras deshilachadas. Funcionan juntos. El recorrido posee la misma pegada que un LP, en ningún momento tienes la sensación de escuchar un grandes éxitos. La calidad es tan alta que no hay discontinuidad o desconexión que valga entre canciones: te lo escuchas enterito sin darte cuenta. Incluso los segmentos de menor profundidad y mayor impulso primario ofrecen arrebatadoras pinceladas de genio. En “Fruity Loops #2”, por ejemplo, Jürgen apela a un martilleo progresivo y a un feeling 80s tan sencillo como implacable: un mosaico techno sencillo, sí, pero construido pieza por pieza y con un embriagador regusto a victoria épica. “How Great Thou Art”, posiblemente su construcción más simplista, desprende grandeza a través de las oleadas de sintetizadores, los efectos de voz y un intrincado esqueleto de house otoñal. Hasta la extravagante “Ofterschwang”, algo así como una marcha circense que podría encajar en “Blancanieves Y Los Siete Enanitos”, está cincelada con una finura exquisita y destila un humor inclasificable (atención a los aplausos del público siguiendo el ritmo en los últimos segundos).

Pero Pappe se convierte en deidad cuando decide gestionar emociones y pulsiones bailables en la misma marmita. En estos quehaceres, muy pocos están a su altura. Es entonces cuando le salen composiciones tan increíbles como el mix de “Silikron” –voz femenina, muro de sonido synth-pop, nervio tech-house–, “Mit Dir” –melancolía dancefloor en estado virginal con sample de voz sobrecogedor–, “We Love” –su acercamiento más claro el pop electrónico– o el single más reciente, el cinemático rompepistas “So Wird Die Zeit Gemacht”.

Pero si tenemos que arrodillarnos y poner el pescuezo, está claro que “So Weit Wie Noch Nie” es el momento mágico. Casi diez años después de su alumbramiento, se muestra como la producción que mejor define la nostalgia electrónica y la sensibilidad pop de Kompakt: el loop de voz en tonos sepia, los ecos lejanos, los bpms aletargados, la marea de sintetizadores, la electricidad estática. Se trata de una creación prodigiosa que caracolea por tu espina dorsal y te conmueve. Seis minutos en el vientre materno, seis minutos de felicidad pura, seis minutos que han quedado grabados a fuego en la Biblia más reciente del techno alemán. Es también la demostración de lo grande que fue Kompakt hace unos años y de lo imperecedero que resulta el legado de sus héroes. Y es que hay en este disco un olor dulzón a eternidad que se pega a tu nariz desde el primer track hasta el emocionante cierre con “Ausklang”, una regresión hipnótica de ambient lacrimógeno que pone los pelos de punta. El único reproche que cabe hacerle a este CD es que tiene un título demasiado injusto con su contenido, porque una compilación no deja de ser una simple compilación. Y esta “Kompilation” sabe a obra maestra.

Óscar Broc

{vimeo width="100%" height=273"}1114396{/vimeo}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar