Kompakt Total 9 Kompakt Total 9

Álbumes

Varios VariosKompakt Total 9

3.5 / 10

KOMPAKT

Lo malo de ser una discográfica inmediatamente identificable con un sonido y una época es que pasados éstos la caída puede ser muy dolorosa. Kompakt consiguió en la primera mitad de esta década ser el sinónimo del mínimal y contribuir mucho a que asociemos Colonia a un techno de sonido de múltiples capas, perezoso, sexy (a veces) y pop (otras), del que todos, hasta Mayer, Voigt y compañía, han acabado un poco hartos. Como la serie Kompakt Total, para lo bueno y lo malo, es un termómetro del estado de salud de la discográfica, se podría decir que están recuperando el nivel creativo y sobre todo dejando de imitar su propio sonido. El primer ejemplo es obvio; Matías Aguayo cantando eso de “basta ya de minimal” un anti-himno que al menos indica algo de autocrítica.. Pero claro, hay mucho más en las veintidós canciones reunidas aquí, incluyendo algo del manido mínimal. El primer disco es el más fácil y gustable. Es en el que está el Mínimal de Aguayo –lo más petardo- pero también el delicado midtempo de Justus Khöncke que abre, el remix de Superpitcher a The Congos, Koze metiéndose en el afro-techno místico, Jorg Burger demostrando que se puede hacer techno con sólo unas motas de piano o Supermayer yendo a lo fácil y pop. No hay dafpunkitos, ni remakes hip house, advierto, porque afortunadamente, la elegancia sigue siendo marca de la casa. El segundo disco es el más Kompakt. Aunque a estas alturas describirlo como techno sería más acertado. Arranca con Dubshape, Jonas Bering y Roger Babicz indagando en su lado más melódico aunque siempre bajo la dictadura del bombo. Los temas de Nightguy, Gui Boratto, The Rice Twins y Nicolas Stefan enlazan el trance hipnótico con el sonido mínimal de la casa en clave descendente hasta llegar a un final de fiesta denso que va del ambient de Taito al space techno de Scsi-9 el trance puro y duro de Maxime Dangles y el glorioso final –de nuevo a golpe de bombo y piano- de Freidland. Al final uno sabe que es imposible repetir las sensaciones de cuando la serie iba por el segundo o tercer volumen, pero es que la escena ha cambiado completamente. Ellos sin cambiar de chaqueta han encontrado un punto en el que saben mantener la dignidad.

A.R.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar