Komet Komet

Álbumes

Frank Bretschneider Frank BretschneiderKomet

8.6 / 10

SHITKATAPULT

No somos pocos quienes echábamos de menos a Komet, en suspenso desde 2003, año en que se publicó su magnum opus, “Gold” (Raster-Noton). Tras aquel álbum, que supuso la culminación de todo lo previamente apuntado en discos como “Flex” (Rastermusik, 1997) o “Rausch” (12k, 2000) –y sobre todo en dos EPs ya clásicos, “Partition” (2001) y “Go!” (2003), ambos en Audio.nl–, Frank Bretschneider, el hombre tras Komet, dio por cesadas la actividades del proyecto para centrarse en menesteres más netamente experimentales. En su momento la decisión resultó dolorosa para los que disfrutamos del techno abstracto, estructuralmente complejo y tímbricamente singular de Komet. Pero la publicación de “Komet”, ocho años después de “Gold”, le da la razón a su autor.

En cierta ocasión, Bretschneider declaró que había decidido finiquitar Komet porque cada vez le resultaba más difícil decidir qué material debía firmar con ese alias y cual encajaba mejor en la producción a su nombre. “Komet” resuelve hoy el conflicto polarizando de manera rotunda las dos vertientes más significativas en el discurso del germano, a saber, las querencias funk y el ánimo exploratorio. Cubierta esta última faceta con prácticamente todo lo que ha publicado en la última década, Bretschneider se abandona en “Komet” a un techno sin coartadas, orgánico y fluido –y directo: grabado a pelo en el estudio–. Las constantes de siempre siguen estando ahí –la multiplicidad de planos, la yuxtaposición de sonidos secos y burbujeantes, las fugas dub, las menciones al electro–, pero esta vez el ritmo queda liberado de requiebros inesperados, se regodea en el loop como eje fundamental del discurso y apuesta por la respuesta inmediata. A estas altura nadie se esperaba este cambio de estrategia, pero si a partir de aquí todo lo que da sí se asemeja al contenido de “Komet”, bienvenido sea.

Oriol Rosell

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar