Komba Komba

Álbumes

Buraka Som Sistema Buraka Som SistemaKomba

6 / 10

Buraka Som Sistema - Komba

ENCHUFADA

El entusiasmo que despertó entre el hypsterismo el primer álbum de Buraka Som Sistema nos hizo a muchos ver en el kuduro el nuevo trendtopic de corte exótico que iba a inundar las pistas de baile. Lo que fuera en su momento la oleada “brasuca- bossanovesca-funkcarioca”, a la cual el movimiento “gyspy-friendly-kusturika” le arrebató su lugar en la pista de baile algún verano de los noughties. Sin embargo, algún que otro factor coyuntural dislocó el futuro del género angoleño. El primero, un fenómeno llamado “masas”, que aunque estén más diluidas, han llevado a BSS de los subterfugios de la música electrónica a los escenarios multitudinarios. Tanto es así que hasta los medios escritos lusos distribuyen su música en forma de fascículos. Imaginad al diario Público, por nombrar uno, regalando la música de… Chambao, ¿no da como cosica? Vender politonos como churros no quiere decir que lo que hicieron los portugueses en “Black Diamond” fuera malo en absoluto. Nada más alejado de la realidad. Pero pasar de no tener un target concreto a tener a la heterogénea masa sobreinformada y globalizada como potencial receptora de tu mensaje puede empujarte a virar tu estilo, para bien o para mal. Al fin y al cabo, a todos nos gusta agradar a cuantos más mejor.

Segundo factor determinante en el camino truncado del kuduro: el moombahton. ¿El tribal guarachero? Quizás también. ¿La cumbia digital? Probablemente un poco. Y así con shangaan electro, el kwaito –cuya cuota de mercado parece permanecer sin altibajos en el tiempo– y unas cuantas mierdas étnicas que nos han hecho mover el buyate en los últimos tres años. Demasiada competencia para un género, el kuduro, que más allá del África lusófona solo tenía un único estandarte: Buraka Som Sistema. Por lo tanto, tres años para pensar si con tu segundo trabajo quieres seguir siendo el rey de un género que no ha acabado de eclosionar o prefieres diversificarte e intentar agradar a cada una de las almas que se agolpan en tus directos. Probar algo nuevo, algo por lo que puedas quitarte la (ahora ya no tan guay) etiqueta del kuduro y que, por lo más sagrado, funcione en los tumultuosos conciertos.

Así funciona “Komba”. El rastro justito de kuduro –apenas unos momentos de éxtasis en “Macumba”, que encima son obra en parte de Mixhell– y un chimichurri de géneros para cumplir con el (todavía hoy bastante guay) cóctel electrónica meets world music. Reggaetón pusilánime en “Burakaton” a dúo con Bomba Estéreo, progressive de vuvuzela a cholón en “Tira O Pe” o en el single “Hangover (Bababa)”, eurotrance de rubia tropicalizado en “We Stay (Up All Night)” o batucada a medias tintas en “Komba” dejan el listón muy por debajo del primer álbum de BSS. Sin embargo, se atisba valentía en cortes como “Lol & Pop”, donde parece que el mismísimo Flea esté pellizcando el bajo mientras DJ Riot escucha mixtapes de Spooky Bizzle. O “Voodoo People”, donde se notan las estancias en el Reino Unido de los miembros de la banda y su amistad con Roses Gabor. “Voodoo People” tiene algo de Redlight, de DJ Zinc y de MC Dynamite haciendo bangers para las pistas de baile británicas, a lo que se suma lo meloso del estribillo en portugués; esa mezcla es un acierto. El resto del disco es pachanga de verbena veraniega y fiesta pagana para arrimar la cebolleta con el hígado lleno de whisky destilado en Segovia para gente sin complejos –porque pierdes el sentido del ridículo–. Si de verdad te gustaba el kuduro, olvídate de este disco. Pero si tienes una cena de empresa próxima en el horizonte, no te olvides de meterlo en tu carcasa digital.

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

anticonceptico femenino

Actualidad

El anticonceptivo femenino que todos quieren ocultarte...

La ginecóloga Rosa Almirall informa sobre el diafragma de forma altruista a todas las mujeres que le escriben a su blog.

leer más
blue2

Historias

QUIZ: ¿Es una ruptura amorosa o la peor resaca de la historia?

30 afirmaciones sobre sentirse una mierda.

leer más
bea

Historias

Bea Miller, la adolescente que querrías haber escuchado en el instituto

Porque la adolescencia no es chorra ni superficial.

leer más
Alcohol

Ficciones

Orgullo abstemio: algunas razones por las que detesto el alcohol

Esto no es una carta abierta contra los bebedores.

leer más
Red Lebanese

Actualidad

Siempre nos quemará París: la cara menos cool de la ciudad de la luz

La vida real no tiene glamour

leer más
Farthest eyeball pop

Historias

"¡Qué ojos tan grandes tienes!" 9 cuerpos que merecieron un Guinness

Los “defectos” también pueden ser motivo de orgullo

leer más
I am, too, America

Actualidad

Fast food, fast life: vidas de usar y tirar en imágenes sin filtros

La comida rápida también te mata… incluso si no la comes

leer más
Crímenes del futuro

Ficciones

Crímenes del futuro: 24 cosas que podrían ser ilegales en 5 años

Quien avisa no es traidor

leer más

cerrar
cerrar