Kolexxxion Kolexxxion

Álbumes

DJ Premier & Bumpy Knuckles DJ Premier & Bumpy KnucklesKolexxxion

7.3 / 10

La primera vez que escuchamos a Bumpy Knuckles rapeando en una producción de DJ Premier fue en “M.U.G.” y en “Win The G”, dos cortes incluidos en el eternamente infravalorado “Jewelz”, de O.C., disco que tenía la peliaguda papeleta de suceder a “Word… Life”, uno de esos debuts que te acaban persiguiendo el resto de tu carrera, y que fue recibido de forma desigual. Pero no fue hasta la publicación de “The Militia”, una de las bombas de relojería incluidas en “Moment Of Truth”, de Gang Starr, que nos quedó clara una cosa: Bumpy había nacido para rapear sobre un beat de DJ Premier. Su lírica agresiva y su flow vertiginoso, siempre cabreado, rabioso, en clara confrontación léxica y física contra el mundo, encajaba con una sinergia fuera de lo común con el boom bap inmisericorde del productor, que, por entonces, además, atravesaba por una de sus etapas más intensas y radicalizadas. En esa canción nuestro hombre, también conocido como Freddie Foxxx, se comía a dentellada limpia a sus compañeros de cameo, Guru y Big Shug, que acababan sodomizados artísticamente por el fuego abrasivo de un perro de presa nacido para el beef despiadado.

Luego llegó “Part Of My Life”, el clímax definitivo de esta unión terrorista, y una de las cumbres del rap duro de los 90, piedra angular del temible “Industry Shakedown”: cinco minutos de fuego cruzado al compás de un beat martillo. Fue ahí cuando muchos yonkis del viejo sonido neoyorquino empezamos a soñar con la idea de un álbum conjunto que pusiera las cosas en su sitio y le diera a Foxxx el reconocimiento que se le había negado más allá de los circuitos entendidos desde su puesta de largo, “Freddie Foxxx Is Here”, hoy ya descatalogada. El disco nunca llegó –como tampoco lo hizo el prometido proyecto con Pete Rock–, y la trayectoria del MC volvió a la clandestinidad en la que se había movido hasta su alianza con la Gang Starr Foundation. Demasiado underground incluso para las radios y medios independientes, su discurso no admite posicionamientos tibios, pero es esa radicalidad y su apego por los extremos lo que convierte a Bumpy Knuckles en una figura tan fascinante y respetada.

Cuando ya nadie apostaba por ese deseado proyecto compartido aparece “Kolexxxion” para inyectarnos una irrechazable dosis de nostalgia noventera y saldar las deudas pendientes. El contexto ya no es el mismo, el sonido de Primo ha vivido mejores épocas y el concepto de beef, eje temático fundamental en las letras de Foxxx, se ha desvirtuado y corrompido de manera flagrante en estos años, pero cuando le das al play es como girar la llave de contacto de ese Gran Torino que tienes escondido en el garaje y que has conservado impecable a lo largo de los años. Has visto cómo han cambiado las cosas en el hip hop en todo este tiempo, algunas con disgusto y melancolía, y este tipo de álbum es el que en momentos de crisis existencial y generacional te reconforta y ejerce de terapia.

En realidad sabes que el proyecto es muy tramposo – “My Thoughts”, “P.A.I.N.E. (Pressure At Industry Expense)”, “The Lah” y “The Life” son viejas canciones del dueto ahora repescadas, alguna de ellas tiene casi nueve años; “The Gang Starr Bus” surgió hará un año y medio; y el remix de “Turn Up The Mic” tiene vocación de relleno–, y también sabes que el universo lírico de Bumpy es extremadamente limitado y redundante, pero cuando la maquinaria está bien engrasada el tándem aún es capaz de prenderle fuego a la actualidad: “Greatness”, “The Key”, “Ownit” o “Shake The Room” mantienen el tipo y enseñan los dientes a la vieja usanza. Foxxx vuelve a entablar beefs ficticios con la plana mayor de rappers del momento, pero es cuando personaliza y reflexiona cuando sus rimas ganan en registros y profundidad emocional, como en la recta final del disco, con “The Gang Starr Bus”, homenaje sentido a Guru, y “Word Iz Bond”, brillante autorreivindicación, como contundentes ejemplos. Quizás llega tarde, quizás sus autores no atraviesan el mejor momento de forma de sus carreras, pero con grabaciones como “Kolexxxion” quién necesita un Delorean para viajar en el tiempo.

B.A.P.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

scarlett

Historias

9 cosas absurdas que hago para evitar parecer un turista

Odio parecer un turista, y esto es lo que hago para intentar disimularlo.

leer más
pocahontas

Ficciones

Así sería Pocahontas si Walt Disney no hubiera sido homófobo

Y en calidad VHS, como en tu infancia.

leer más
Sara Andreasson

Actualidad

Esta pastilla replica los efectos del ejercicio físico

Tú tirado en el sofá viendo Netflix, mientras tus células se machacan en el gimnasio. ¿Apetece o todo lo contrario?

leer más
banda chicas

Historias

Ellas eran la banda de mujeres más temida de Londres

Brian McDonald escribió sobre el poder de esta banda en el libro 'Gangs of London'.

leer más
platano

Entrevistas

El racimo de plátanos que me dio una lección de vida

"La política de su empresa es una mierda".

leer más
On Beauty

Actualidad

On Beauty: reivindicando la belleza de las enfermedades genéticas

"En la moda siempre estuve frustrado porque siempre me decían a quién tenía que fotografiar. Me decían quién era hermoso. Amo la idea de la ...

leer más
burgos

San Miguel

9 motivos por los que la vida de provincias es lo verdaderamente hipster

No volverás a ver el pueblo igual...

leer más
musica

Historias

Así es como la música puede causarte “orgasmos de piel”

El psicólogo Psyche Loui lleva años investigando las similitudes entre el gozo musical y el placer sexual.

leer más

cerrar
cerrar