Kiss Me Once Kiss Me Once

Álbumes

Kylie Minogue Kylie MinogueKiss Me Once

7.2 / 10

Temíamos por nuestra koala favorita. Después de que Andrés Velencoso desquebrajara sus sueños de convertirse en la pubilla de Cataluña y que ella misma rompiera sus relaciones con su agencia de management para acudir a la llamada de Roc Nation de Jay Z, todo hacía pensar que ésta iba a ser una etapa de cambios para Kylie. Pero estábamos del todo errados. La diva sigue igual que siempre y en este “Kiss Me Once” vuelve a demostrar que ella se pasa las modas por el arco de triunfo y que nadie puede hacerle sombra a la hora de interpretar canciones pop jodidamente pegajosas con un sonido que podríamos decir que ya es marca de la casa.

Si bien en “Aphrodite” explotó su venazo más mariliendre y dance con la ayuda de Stuart Price, lo que ahora toca es hacer un repaso a las diversas Kylies que se nos han manifestado en el siglo XXI. Desde la petarda de la era “Fever” (la cachonda “Sexy Love” con su verbena disco), pasando por la urban del siempre a reivindicar “Body Language” (ahí está Pharrell Williams con la propuesta de que “I Was Gonna Cancel” pueda ser un futuro single) o la electrónica sofisticada de “X” (mucho ojito con MNEK, que se encarga de producir la favorita de quien esto escribe más allá de “Million Miles”: “Feels So Good”). A pesar de que en esta nueva entrega no haya a primeras ningún hit para mear y no echar gota de la altura de “Slow” o “Get Outta My Way”, por citar sólo un par, nadie que haya seguido de cerca a la hermana sobria de Dannii se sentirá defraudado. Va a lo seguro.

Kylie, aprovechando que anda soltera en plena cuarentena, no disimula sus ganas de buscar guerra erótico-festiva urgentemente. Pero que algo quede claro: ella, como buena señorona que es, no tiene necesidad alguna de ponerse vulgar como muchas de sus competidoras para llamar la atención de los machos alfas que quieren trajinársela. Ya sea tocando con timidez el dubstep en “Sexercise” (no acabamos de entender por qué ha sido escogido nuevo single promocional, que no oficial, siendo una de las más flojas del lote) o robándole por momentos las cuerdas vocales a Dannii en la certeramente mamarracha “Les Sex”, la Minogue es la que más clase tiene, de calle, a la hora de pedir a grito pelado que le den un meneo de los buenos.

Como en cualquier álbum pop para las masas que se precie no pueden faltar rellenos insulsos como la ñoña pieza titular, escrita por la omnipresente Sia, o un atentado auditivo a la altura de “Beautiful” perpetrado por al auto-tune andante de Enrique Iglesias (¿qué ha sido de aquel dueto que grabó junto a Brooke Candy?). No obstante, obviando esos minutos, lo que queda es un disco que invita al disfrute y no pierde prácticamente fuelle desde que arranca con esa “All The Lovers” 2.0 aderezada con violines que en realidad es “Into The Blue” y se despide con ese estribillo tan minoguista de “Fine” que bien podrían remezclar Disclosure. Entretenimiento radio-friendly de postín.

San Miguel te trae este contenido.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar