King Con King Con

Álbumes

Alex Winston Alex WinstonKing Con

7.6 / 10

Hace poco pudimos entrevistar a Claire Boucher (más conocida como Grimes) en esta página, y la canadiense nos dejó a todos descolocados con la afirmación categórica de que jamás ha escuchado a Kate Bush. Algo realmente sorprendente si tenemos en cuenta dos cosas: estamos en la era post-internet, tal y como ella ha bautizado los tiempos en los que vivimos –es decir, ese momento de efervescencia cultural en el que tienes décadas y décadas de música al alcance de un solo clic– y que, evidentemente, en sus producciones resuenan ecos de la diva británica. Lo mismo ocurre con una de las nuevas estrellitas del indie pop estadounidense, Alex Winston, que recientemente aseguró que no fue hasta hace dos años cuando se puso a fondo con la autora de himnos como “Wuthering Heights”, aunque sus voces se parezcan bastante. Antes, como buena ciudadana de Detroit, se empapó del sonido Motown y artistas más o menos afines a ese movimiento como The Supremes y Marvin Gaye. Aunque escribe canciones desde los 16 años (ahora cuenta con 24), su carrera musical dio un salto de calidad enorme en 2009 cuando su madre se mudó a Nueva York y ella le siguió para perseguir así sus sueños. ¿Os suena? Una historia bastante conocida, ¿no? Sí, a la de Michigan también la han comparado con Lana del Rey, pero al margen de esa “Guts”, en la que Winston pone al principio una voz felina muy en la onda de Lizzie Grant, no hay otros paralelismos que establecer.

Rápidamente apadrinada por el equipo de productores The Knocks, lanzó tres EPs en el sello Heavy Roc Music. El primero, “The Basement Covers”, de 2010, constaba de seis versiones de artistas como Jack Peñate, The Rolling Stones y Mumford & Sons. El año pasado llegaron “Sister Wife EP” y “Velvet Elvis EP”, con los que consiguió llamar la atención. Ahora acaba de salir al mercado “King Con”, su álbum de debut, esta vez, en Island Records, para el que ha recuperado cinco canciones de sus anteriores obras y ha añadido siete flamantes piezas al lote.

“King Con” expone sus cartas sobre la mesa desde el principio, con una “Fire Ant” que certifica un arranque como un trueno, gracias a unas campanillas que serán muy importantes a lo largo de todo el disco y una Alex Winston que suena tan pizpireta como la Lykke Li de “Youth Novels”. Se nota que su productor Bjorn Yttling ( Peter Bjorn & John) está metido en el ajo. También hay guiños a la princesa sueca en “Rum Rumspringa”, en la que dan mucho protagonismo a la percusión, como si quisiesen, con ella, hacer su particular “Get Some”. Son piezas de bubblegum pop que a la vez recuerdan a los Matt & Kim menos cafres (¿qué es “Choice Notes” sino una de las canciones más deliciosamente pop que se han hecho en estos primeros meses de 2012?). Como era de esperar, tanta escucha durante la adolescencia de la Motown ha hecho que Winston dote a sus composiciones de un aroma muy sesentas, como recientemente lo han hecho Cults (atentos a esos “Woo-woo-woo” de “Sister Wife”) y Tennis (muy Alaina Moore ella en la portada). En esta faceta, “Velvet Elvis” sigue siendo el tema a seguir aquí. Es, además, una de las piezas que ha repescado de sus anteriores EPs. El sonido apenas ha variado. Era su intención la de mantener un cierto halo lo-fi pero, a la vez, conseguir que sonasen más grandes, y la jugada le ha salido redonda.

Es éste un disco variado, fresco y la mar de entretenido. “Medicine” es pura jovialidad, infecta el mismo optimismo que las canciones de Arcade Fire en las que canta Régine Chassagne y demuestra que Alex Winston, cuando le apetece, también sabe disfrazarse de cantautora folk. Es difícil que “King Con” llegue a aburrirte a corto o medio plazo, resulta imposible que sus melodías no se te peguen a la cabeza si te gusta el pop en su máxima esencia y si mientras escuchas “Locomotive” no te entran unas ganas locas de bailar y cantar por toda tu casa es que no fluye sangre por tus venas. Diversión pop sin pretensiones pero con mucha sustancia.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar