Kill For Love Kill For Love Top

Álbumes

Chromatics ChromaticsKill For Love

8.3 / 10

Nunca un tópico ha resultado tan certero: sí, el disco de Chromatics se ha hecho esperar y sí, la espera ha valido la pena. A priori, “Kill For Love” parece la banda sonora de uno de los paisajes urbanos distópicos de J.G. Ballard: distante, frío y lejano. Pero si se rasca un poco la superficie y se escucha con atención se descubren una fragilidad, un buen gusto y una calidez insólita hasta ahora en el grupo: esos ingredientes estaban ahí antes, sin duda, pero es ahora cuando han encontrado la fórmula perfecta, cuando se nota que el grupo se siente a gusto y cuando han logrado forjar su propio sonido, desmontando todas esas absurdas teorías de “el mejor disco era el primero”.

“Kill For Love” es, además, una obra mastodóntica: nada menos que diecisiete canciones. Sería fácil perderse y meter relleno entre tanto tema, pero no es así. Salvo las canciones en las que la voz de Ruth Radelet es suplantada por la de sus partenaires (el autotune y el vocoder de “Running From The Sun” y “These Streets Will Never Be The Same” no tienen perdón), el resto de las canciones son perfectas y dejan ganas de más, y eso que no son precisamente cortas (la media de duración ronda los cuatro minutos). Por no hablar de que la elección de los singles que han presentado hasta la fecha tampoco hace justicia al disco. Fuera, sin ir más lejos, se ha quedado esa maravilla que es “At Your Door” y que tiene ese sonido tan característico del grupo, imbuido de synth pop oscuro y melancolía urbana.

El disco además incluye una serie de temas instrumentales que, lejos de hacerse pesados o sonar a relleno, sorprenden gratamente, con registros que van del sonido a lo Vangelis de “ There’s A Light Out At The Horizon” al clasicismo formal de “ The Eleventh Hour”. Insertos entre los temas más accesibles del disco, no desentonan ni aburren, y eligen, con sabiduría, cerrar “Kill For Love” con una desasosegante pista oculta. Mención aparte merece la versión que hacen del “Into The Black” de Neil Young: atreverse con un clásico que además tiene tantas connotaciones sin salir empantanado es harto difícil, pero el grupo consigue salir sin mácula del experimento.

Habrá quien se acerque al trío a raíz de la inclusión de una de sus canciones en la banda sonora de Drive, qué duda cabe, pero pese a lo que pudiera temerse, no se ha producido un efecto contaminante en el álbum. “Kill For Love” es triste, frágil y tóxico. Y sin duda, el mejor disco del grupo hasta la fecha.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

8 discos jugosos que no puedes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes. Para que no pierdas el ritmo de la actualidad, te destapamos un puñado de discos sabrosos que vale la pena ...

leer más
luna

Actualidad

Este crowdfunding te permite reservar una plaza en la luna

Las recompensas mezclan la ciencia espacial con la fantasía popular propia de películas de ciencia ficción.

leer más
hammerand niña tumbada

Actualidad

El fotógrafo que se escondió en una cámara de vigilancia

Hammerand denuncia que, más allá de los planes de vigilancia del gobierno, existen multitud de dispositivos con cámara conectados de forma poco ...

leer más
superhipsters

Marketplace

Si los superhéroes fueran hipsters...

Ahora que Lacoste L!VE reivindica en sus última colección el imaginario del pop, los colores superheroicos y las aficiones geek, recuperamos de ...

leer más
virales

Historias

La semana en virales: 10 imágenes y GIFs desde el lado freak de Internet

Punk en primaria, primeros auxilios creepies, Sergio Ramos y tu próximo look SWAG

leer más
Michael Jackson Varsity

Marketplace

De Harvard a las calles: historia acelerada de la beisbolera

Kim Kardashian, Rihanna, Kristen Stewart, Taylor Swift y Michael Jackson la llevaron. Visita la selección PlayGround para hombre y para mujer.

leer más
LA GRAN LOCURA SWAGGER Reproducir

Videos

LA GRAN LOCURA SWAGGER

más
mad men

Historias

Así eran las escenas seductoras que inspiraron Mad Men

En los años en que Madison Avenue dominaba Manhattan, el fotógrafo William Helburn se sintió en plena comunión con el espíritu del momento. ...

leer más

cerrar
cerrar