Kill For Love Kill For Love Top

Álbumes

Chromatics ChromaticsKill For Love

8.3 / 10

Nunca un tópico ha resultado tan certero: sí, el disco de Chromatics se ha hecho esperar y sí, la espera ha valido la pena. A priori, “Kill For Love” parece la banda sonora de uno de los paisajes urbanos distópicos de J.G. Ballard: distante, frío y lejano. Pero si se rasca un poco la superficie y se escucha con atención se descubren una fragilidad, un buen gusto y una calidez insólita hasta ahora en el grupo: esos ingredientes estaban ahí antes, sin duda, pero es ahora cuando han encontrado la fórmula perfecta, cuando se nota que el grupo se siente a gusto y cuando han logrado forjar su propio sonido, desmontando todas esas absurdas teorías de “el mejor disco era el primero”.

“Kill For Love” es, además, una obra mastodóntica: nada menos que diecisiete canciones. Sería fácil perderse y meter relleno entre tanto tema, pero no es así. Salvo las canciones en las que la voz de Ruth Radelet es suplantada por la de sus partenaires (el autotune y el vocoder de “Running From The Sun” y “These Streets Will Never Be The Same” no tienen perdón), el resto de las canciones son perfectas y dejan ganas de más, y eso que no son precisamente cortas (la media de duración ronda los cuatro minutos). Por no hablar de que la elección de los singles que han presentado hasta la fecha tampoco hace justicia al disco. Fuera, sin ir más lejos, se ha quedado esa maravilla que es “At Your Door” y que tiene ese sonido tan característico del grupo, imbuido de synth pop oscuro y melancolía urbana.

El disco además incluye una serie de temas instrumentales que, lejos de hacerse pesados o sonar a relleno, sorprenden gratamente, con registros que van del sonido a lo Vangelis de “ There’s A Light Out At The Horizon” al clasicismo formal de “ The Eleventh Hour”. Insertos entre los temas más accesibles del disco, no desentonan ni aburren, y eligen, con sabiduría, cerrar “Kill For Love” con una desasosegante pista oculta. Mención aparte merece la versión que hacen del “Into The Black” de Neil Young: atreverse con un clásico que además tiene tantas connotaciones sin salir empantanado es harto difícil, pero el grupo consigue salir sin mácula del experimento.

Habrá quien se acerque al trío a raíz de la inclusión de una de sus canciones en la banda sonora de Drive, qué duda cabe, pero pese a lo que pudiera temerse, no se ha producido un efecto contaminante en el álbum. “Kill For Love” es triste, frágil y tóxico. Y sin duda, el mejor disco del grupo hasta la fecha.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

felicidad

Columnas

9 maneras incómodas de alcanzar la felicidad

Con estos 9 libros no sólo leeremos las obsesiones de una gran escritora, sino que además aprenderemos a llegar a la cima de una montaña ...

leer más
belleza

Historias

Las chicas son insectos, las chicas mueren antes

La joven fotógrafa Hannah Altman reflexiona sobre los estándares de belleza en su serie 'And Everything Nice'.

leer más
Out Of Beirut's Closet by Laura Boushnak

Historias

El desafío de ser gay en el mundo árabe

La cámara de Laura Boushnak nos acerca a la vida más o menos subterránea de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en Beirut

leer más
Oddly Head

Historias

Y ahora qué, ¿vas a seguir sonriendo?

No estamos acostumbrados a que los iconos nos hablen de tú a tú, de nuestra propia vida, a que nos incomoden

leer más
Camgirls

Noticias

La artista voyeur que espiaba a las ‘camgirls’

Hablamos con Lindsay Dye sobre su serie Camgirls.

leer más
Vídeo Japón

Historias

Una semana en la miserable vida de un ejecutivo en Tokio

Trabajar. Comer. Dormir. Repetir.

leer más

Videos

Una semana en la miserable vida de un ejecutivo en Tokyo

más
erwiana

Actualidad

El cuento de Cenicienta y la madrastra es real y ha sucedido en Hong Kong

En el reino de Hong Kong hay más de 320.000 empleadas domésticas: Erwiana pensó que alguna de esas pudientes familias estaría interesada en ella.

leer más

cerrar
cerrar