Jungle Music. Mixed With Love: Essential & Unreleased Remixes 1976-1986 Jungle Music. Mixed With Love: Essential & Unreleased Remixes 1976-1986

Álbumes

Walter Gibbons Walter GibbonsJungle Music. Mixed With Love: Essential & Unreleased Remixes 1976-1986

8.8 / 10

Walter Gibbons, Jungle Music. Mixed With Love: Essential & Unreleased Remixes 1976-1986 STRUT

De primeras, parece como si “Jungle Music” viniera a cubrir un hueco imperdonable en la recuperación histórica de la edad dorada de la música disco, como lo hizo cuatro años atrás la antología (prácticamente) definitiva de Tom Moulton, “A Tom Moulton Mix”, editada por Soul Jazz en un doble CD al que no le sobraba ni una coma del libreto interior ni una nota de la selección musical, un repaso concienzudo de lo mejor de aquellos años de funk alterado, en prolongación, y lujosas bolas de espejos. Pero “Jungle Music” no cubre nada en realidad, puesto que otra antología de Walter Gibbons ya venía circulando por las tiendas especializadas, seleccionada por Suss’d Records, con glosa histórica nada menos que de Tim Lawrence, extendida a tres CDs e incluso lanzada con el título “Mixed With Love. The Walter Gibbons Salsoul Anthology”, en alusión al lema con el que el llamado “DJ de DJs” –antecesor de Danny Tenaglia como merecedor de esa distinción que honra a los mejores selectors y mezcladores de Nueva York– entregaba sus remixes y producciones, ya perfectamente acondicionadas para sonar en la pista de baile. ¿Qué motivación hay ahora para lanzar, con tan poco distanciado margen de tiempo otra antología de Gibbons, que viene a incluir otro libreto escrito por el historiador Lawrence y casi el mismo material (y aún menos, ya que se pierde un CD entero por el camino)? Por un lado, la relevancia y la vigencia de su figura –también se publican bootlegs y sesiones de Larry Levan sin descanso, no es nada raro–, y también el hecho interesante de que en 2004 la música disco no estaba ni de moda ni en proceso de revival, y en 2010 sí. Tampoco hay que descartar la razón de peso de que el lanzamiento de Suss’d Records no funcionara bien, además de su descatalogación, motivo por el que ahora Strut decide ocupar el lugar y hacer comercio de paso aprovechando su buen posicionamiento en el mercado de las reediciones. Buen movimiento para ellos y para nosotros: nada que objetar.

Hay otra razón más: “Jungle Music” desentierra una mezcla inédita del ingeniero, DJ y mentor de gran parte de la escena disco neoyorquina que más adelante operaría la dura transición hacia el house; en concreto los tres minutos y pico del “See Through” de Arthur Russell, un documento escueto y tampoco demasiado sorprendente que tiene el valor de implicar dos nombres clásicos, dos mitos, y sólo por eso ya merecía la pena justificar la publicación de una antología con ese extra testimonial. Russell y Gibbons llevaron vidas paralelas –y hubieran merecido, por qué no, semblanzas escritas por un moderno Plutarco– que hasta confluyeron en un final idéntico: ambos murieron de complicaciones de salud causadas por los anticuerpos del sida, Russell en 1992 y Gibbons en 1994, y ambos aplicaron técnicas de vanguardia para ampliar la paleta expresiva de la música disco, el primero fusionándola con la música contemporánea y el segundo con el dub. Walter Gibbons tiene un lugar destacado en la historia de la música de baile porque su edit extendido del tema “Ten Percent” de Double Exposure fue el primer maxi-single en 12” puesto a la venta. Lo que en principio podría parecer una variación de formato –pasar del single de 7” al formato largo– era el resultado de una recodificación tecnológica de la música impulsada por Tom Moulton. El 12” no sólo permitía temas más largos –así, la música disco pasó a ser funk estirado, prolongado, con mayor presencia de fases de percusión y bajo, intensificando el ritmo hasta lograr una sensación selvática, motivo por el que sus compañeros de generación etiquetaron la música de Gibbons como “jungle music”–, sino también un surco más amplio gracias al cual la música resonaba más, acentuaba detalles insertados en el estudio de grabación durante las fases de post-producción y masterización. Walter Gibbons aprendió a hacer esto del dub jamaicano, y la música de baile negra americana ya no volvió a ser igual. Se estaba escribiendo el futuro.

La selección incluida en “Jungle Music” es impecable de principio a fin y contiene los momentos definitivos de la progresión del estilo de Gibbons como mezclador y autor de versiones extendidas de muchos de los temas que, por entonces –estamos en la edad dorada que va de 1975 a 1981–, se publicaban en sellos como Salsoul: esas orquestas elegantes, esas voces tiernas y amorosas, esa estilización del funk a la que este “blanco en un mundo de negros” (y habría que añadir latinos) añadía segmentos extendidos de percusión frenética, bajos profundos y pasión incontrolable. Todavía hoy, escuchar una canción como “Doin’ The Best That I Can” de la jovencísima Bettye Lavette es un contagio irrefrenable de ganas de vivir. Lo tiene todo: final que prefigura el house con zumbidos electrónicos, pero también unos violines que dejan a las orquestas del viejo Hollywood como empleados de funeraria y una aplicación concienzuda de las técnicas de eco, resonancia y efectos de la música jamaicana a este nuevo género emergente, en permanente evolución. La antología también incluye el esencial “Ten Percent”, una versión inédita del “Go Bang” de Dinosaur L –Arthur Russell otra vez, aunque aquí siempre será mejor e insuperable la toma original–, los conatos de Gibbons con el hip hop –se encargó del edit del “4 Ever My Beat” de Stetsasonic, la última gran banda de rap “con músicos”– y dos cumbres: “Set It Off” de Strafe, donde ya jugaba con ritmos electro y preparaba una alfombra roja para que pasara por ella veinte años después, a partir de mutant disco y punk, el mismísimo James Murphy, e “It’s A Better Than Good Time” de Gladys Knight, disco music pluscuamperfecta, arrebatada, suma del talento que tenía este hombre en las manos para que el soul se convirtiera en un torrente. ¿Recuerdan al rey Midas, que convertía en oro lo que tocaba? Walter Gibbons también. Javier Blánquez

Double exposure – Ten percent (Walter Gibbons 12“ mix)

Gladys Knight - Its a Better Than Good Time (Walter Gibbons 12" mix)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar