A Joyful Noise A Joyful Noise

Álbumes

Gossip GossipA Joyful Noise

5.3 / 10

Beth Ditto se nos está echando a perder. Con esa voz tan inconfundible y esa garra con la que engulle los micros, alguien debería decirle que está mandando todo el respeto que se había ganado a la mismísima mierda. Escuchar a ABBA obsesivamente y emular el “Vogue” en sus conciertos en solitario la han convertido en una petarda de mucho cuidado. No habría ningún problema en ello si, ya puesta a zambullirse en el pop, lo hiciera con temas como los de aquel “EP” en solitario que nos trajo “I Wrote The Book”, pura dinamita para los sudorosos antros de la sumisión. Simian Mobile Disco sí sabían lo que se hacían y la propulsaron (nuevamente el año pasado) como la obesa mórbida más jodidamente cool del planeta. Sin embargo, el drama que acontece en este “A Joyful Noise” tiene un nombre propio: Brian Higgins (el capo de esa fábrica de hits llamada Xenomania), que no ha tenido miramiento alguno en arrastrar a la banda entera hacia un agujero negro de melodías previsibles y producciones más propias de una debutante de X Factor.

¿A día de hoy queda algo de la Ditto que berreaba por el suelo como una perra en celo y se enorgullecía de lucir sobaca mora? Va a ser que no. Progresivamente, desde que probaron de sopetón las mieles del éxito con su tercer LP “Standing In The Way Of Control” (Kill Rock Stars, 2006), Gossip han ido prescindiendo de su mala leche garagera y los gorgoritos souleros en favor de la insustancialidad por y para las masas. La salsa noventera de “Get Lost” (esos teclados son y seguirán siempre siendo inmortales), el notable medio tiempo “Casualties Of War”, el guasón estribillo anti- nini de “Get A Job” (carne de aparecer en la nueva temporada de “Jersey Shore”) o creerse una suerte de Girls Aloud en “Move In The Right Direction” tienen su gracia, para qué negarlo. Pero cuando muchos de sus nuevos temas los podrían firmar desde los últimos The Killers ( “Perfect World”, en mano de los de Las Vegas, sí que habría pegado el pelotazo que se merece) hasta la mismísima Madonna, nos topamos en nuestras narices con una falta de personalidad que asusta. Y más, cuando la banda se podría haber comido el mundo sin necesidad de optar por este facilón camino.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar