Journey Of The Deep Sea Dweller III Journey Of The Deep Sea Dweller III Top

Álbumes

Drexciya DrexciyaJourney Of The Deep Sea Dweller III

8.5 / 10

Llegados al tercer y penúltimo capítulo de la antología que Clone viene dedicando a la obra de Drexciya, es hora de empezar a hacer balance. El sello holandés se embarcó en una tarea titánica y todo apunta a que la culminará sin mácula. Todo ello gracias a una cadena de aciertos que empezó con la elección del enfoque. Como bien decía Dani Relats en la crítica del primer volumen de la serie, cada lanzamiento de Drexciya era un capítulo específico en la narrativa de aventuras sub-acuáticas que el proyecto de Detroit construyó alrededor de su imaginario sonoro. Este peso conceptual era imposible de recrear volviendo a prensar los maxis tal y como fueron concebidos, por lo que Clone prefirió adoptar el papel de “conservador” del fondo histórico drexciyano y re-ordenar las piezas para poner el foco exclusivamente en la música. Más allá del supuesto incentivo que supone la re-contextualización para a los connoisseurs, esta decisión ha sido mano de santo para las nuevas generaciones. Para el fan joven que no pudo acceder a los maxis por una cuestión generacional, el hecho de poder escuchar 45 minutos ininterrumpidos (aproximadamente lo que dura cada tomo) de Drexciya sin perderse entre una maraña de vídeos de YouTube, descargas de torrents y vinyl rips de calidad deficiente ha sido como su abriesen las puertas del cielo.

“Journey Of The Deep Sea Dweller III” ofrece esencialmente lo mismo que los dos volúmenes anteriores; una mirada panorámica al catálogo del proyecto, en este caso muy centrada en los lanzamientos de mediados de los noventa en Underground Resistance y Submerge. Como ha venido ocurriendo hasta ahora, y este es otro de los grandes tantos a favor de Clone, la re-masterización de Alden Tyrell sabe encontrar el punto justo entre el respeto al sonido original y la optimización sonora. Los tracks suenan cristalinos y robustos sin que haya habido un exceso de re-ecualización o compresión para adecuar la pegada a los cánones modernos, algo que, por ejemplo, desmerecía la re-edición del “Secret Life Of Machines” de Sterac.

La recopilación sigue manteniendo las señas de identidad estructurales que han convertido a la serie en una experiencia tan gratificante. Así pues, el tracklist bascula entre los momentos más ariscos y apocalípticos, representados por tracks como “The Countdown Has Begun”, “The Mutant Gillmen” o la brutalidad techno que es “Nautilus 12”, y la melancolía abisal que tan magistralmente facturaba el dúo. En este segundo grupo cabe destacar la inclusión de “Aqua Worm Hole”, el corte que abría su mítico “Bubble Metropolis” (primer lanzamiento que editaron en UR) y probablemente uno de los tracks más bellos y mágicos que firmaron nunca. En el apartado de rarezas, llama la especialmente la atención “Vampire Island”, una suerte de marcha fúnebre guiada por imponentes acordes de órgano que tanto por tempo como por la elección del instrumento se desvía un tanto del habitual mapa de ruta drexciyano.

En la estela de la anterior entrega, aquí también se incluyen dos cortes inéditos. El primero de ellos, “Flying Fish”, remite al sonido seco y aséptico de Dopplereffekt, el proyecto posterior de Gerald Donald, y cuenta con la particularidad de contar con un fraseo de voz (seguramente del propio Donald) en falsete, un recurso poco habitual en la discografía de Drexciya. “Unknown Journey IV”, por su parte, recupera los breaks de electro acelerado e incorpora una melodía que explora otro terreno poco habitual en la música del dúo; un cierto grado de euforia. Ni uno ni otro se cuentan, ni mucho menos, entre lo mejor que ha salido de las máquinas de Stinson y Donald pero tampoco desentonan ni desmerecen el conjunto. Al fin y al cabo, que a estas alturas podamos seguir escuchando material inédito es un lujo. Y como tal, siempre es bienvenido.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar