Jiaolong Jiaolong Top

Álbumes

Daphni DaphniJiaolong

8.5 / 10

Me he visto sorprendido por un buen número de momentos trascendentes que, sobrio y a mis treintaytantos, he tenido en clubs en los últimos años, como público y como DJ”. Esta frase de Dan Snaith encierra la esencia de su proyecto Daphni y, por extensión, de su álbum de debut “Jiaolong”. Y es que, aunque Snaith lleva pinchando desde su más tierna juventud, desde la edición del “Swim” de Caribou en 2010 su figura encontró acomodo en la esfera de la música de baile. Además de convertirse en proveedor de munición para los clubes, su nueva posición le hizo re-encontrase con su faceta de DJ, una actividad que en los últimos meses ha acaparado casi tanto espacio en su agenda como los directos de su banda.

El buen DJ debe tener, entre otras características, un apetito voraz por la sangre fresca. Una necesidad casi física de contar con material nuevo para pinchar el fin de semana. Dan Snaith la tiene y a medida que sus compromisos en las cabinas se han ido multiplicando este impulso no ha hecho más que acrecentarse. ¿Y qué hacía Snaith cuando el viernes asomaba por la esquina y no estaba satisfecho con la colecta de la semana? Producir tracks para pinchar. Así es como nació Daphni y así es como se explica la música que contiene este disco. Un track como “Ye Ye”, por ejemplo, no puede surgir de largas sesiones de estudio. La vivacidad que transmite solo puede brotar al capturar la energía primigenia de una idea en su estado más puro, en este caso esculpida alrededor de un sample del músico nigeriano William Onyeabor.

La mirada al continente africano es una de las grandes constantes del trabajo. Más allá del mencionado sample de Onyeabor o de la grandiosa reconstrucción del “Ne Noya” de Cos-Ber-Zam, tracks como “Light” o “Pairs”, dos de los cuatro cortes inéditos que incluye el álbum (los otros cinco habían estado disponibles únicamente en vinilo), re-contextualizan los sonidos afrobeat a partir de su colisión con los nerviosos sonidos que emanan del sintetizador modular construido por el propio Snaith. Esta contraposición entre lo orgánico y lo sintetizado, extensión de la manera de entender las sesiones de Snaith (otra vez la influencia clubber) se revela como otro de los ejes discursivos del disco. En muchas ocasiones estos emparejamientos son deliberadamente antagónicos, como cuando en “Yes I Know” de repente surge un sample soul de una maraña de arpegios sintéticos. Sobre el papel no debería pegar ni con cola, pero, cosas de la más que contrastada condición de alquimista de Snaith, surge la magia. Este contraste de elementos vuelve a arrojar excelentes resultados en la ya conocida “Jiao”, aquí de nuevo con un ojo en lo afro y el otro en el house a quemarropa. En “Springs”, en cambio, la lucha de poderes pone el foco en el componente rítmico (no en vano es uno de los aspectos que más y mejor a dominado Snaith a lo largo de los años), logrando ensamblar con toda naturalidad baterías orgánicas con una pulsión prestada del ghetto house. La elección de “Long”, otro de los cortes inéditos, para cerrar el disco no es casual, y es que además de ser el corte más planeador del pack, esta odisea cósmica es la que más se desvía de la propuesta global del álbum, dejando todas las puertas abiertas para las próximas transmisiones del proyecto.

A pesar de ser más una colección de tracks que un álbum propiamente dicho, el discurso de Daphni tiene tanto peso que el trabajo funciona perfectamente como una unidad coherente, sobre todo porque los nueve cortes que lo componen tienen una función más que definida; además de espejo de la fructífera mirada de Snaith a la música de baile, “Jiaolong” es un alegato en defensa de la riqueza expresiva de la música hecha para los clubes. Un manifiesto que se rebela contra el empobrecido discurso de las corrientes mayoritarias de la EDM y reivindica la infinidad de recursos de una música demasiadas veces poco comprendida. Una celebración, en definitiva, de todos esos momentos reveladores a los que hacíamos referencia al principio y que aún hoy es posible experimentar en una pista de baile. Un gran triunfo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar