Jesu: Pale Sketches Demixed Jesu: Pale Sketches Demixed

Álbumes

Pale Sketcher Pale SketcherJesu: Pale Sketches Demixed

7.6 / 10

Jesu: Pale Sketches Demixed GHOSTLY INTERNATIONAL

Incluso los seguidores fundamentalistas de Justin K. Broadrick, aquellos que han invertido tiempo, dinero y energía durante una década larga coleccionando todo cuanto ha publicado el músico británico desde sus pinitos metaleros en Napalm Death hasta hoy, veíamos “Pale Sketches” como el talón de Aquiles de Jesu, penúltimo proyecto de este trabajador incansable, más adicto al estudio que a la carretera, que ha evolucionado con paso firme del grindcore a un precioso shoegaze incandescente. No era difícil entender que para el propio autor aquel experimento también era el punto más débil de una trayectoria espléndida, con puntos magistrales claramente identificados en el EP “Silver” y el largo “Conqueror”, aunque un servidor también es muy del EP “Lifeline”, ya muy decantado hacia la melodía, pues el lanzamiento de este disco quedó relegado en principio a su web, de tapadillo, dirigido a los fanáticos que no tienen problema en aflojar dinero por iniciativas menores.

El problema del disco, reconocido públicamente por el propio Broadrick ahora que lanza este álbum que nos ocupa, era el primitivismo y cierta tosquedad del músico a la hora de aplicar una fórmula expresiva más electrónica a un discurso que hasta la fecha había pivotado innegociablemente sobre las guitarras en cascada y una base rítmica instrumental de filiación más rock. El experimento dejaba claro, o hacía presagiar cuando menos, el creciente gusto del inglés por las capas ambientales, la implantación de más beats y de texturas electrónicas así como la progresiva pérdida de interés en el formato más rockista del asunto. Pero todo parecía precipitado, en bruto, desigual, necesitado de un proceso a conciencia de chapa y pintura. Y eso es lo que propone, precisamente, “Jesu: Pale Sketched Demixed”, primera aventura bajo la protección de Pale Sketcher, su nueva apuesta en solitario, y el apadrinamiento de Ghostly International. La idea fundamental que se esconde detrás de este nuevo frente es la de explorar el terreno más ambiental y electrónico sin perjudicar o entorpecer la singladura musical de Jesu, que se mantendrá por los terrenos habituales de su discurso.

Este debut, pues, llega para quitarnos esa espinita clavada y para reordenar y actualizar los esbozos de “Pale Sketcher”. Un proceso de depuración, estilización y revalorización de las composiciones originales, pero con casi cuatro años de bagaje acumulado, nuevas ideas, nuevos medios y un patrón más claro y afianzado de lo que se busca. Para llevarlo a cabo pertinentemente Broadrick ha eliminado cualquier rastro de guitarras que pudieran emparentarlo con el original y, de paso, con Jesu, y ha suplantado la personalidad más post-metal o rock de ese proyecto con una reorientación de finalidades ambient. Pero no ambient brasa y ladrillo, caso de Final, por ejemplo, otro de esos bancos de pruebas del británico sólo aptos para seguidores muy entregados a la causa, sino ambient preciosista, orgánico y de vocación epidérmica. Ambient muy al estilo Ghostly International, con la inevitable injerencia shoegazer y con lazos pop para mantener la propuesta al alcance del público. No hay innovación ni creatividad sorprendente, pero sí buenos argumentos para dejarle hueco y asiento de privilegio en el mapa post-shoegazer actual.

Así, más que remezclas o “demezclas”, como indica el título, lo que aquí encontramos es una reescritura explícita del material original. Con una fórmula de capas ambientales, pianos evanescentes, beats rotundos, voces fantasmagóricas y ruido de fondo agradable se da nueva vida, nuevos aires y nuevo recorrido a unas piezas que en su esencia apenas tenían historia. Y no solo eso, sino que a su vez se nos presenta en sociedad un proyecto que muchos habían soñado, sobre todo aquellos que manifiestan síntomas de alergia al metal y las guitarras y no podían entrar en el universo Jesu por la presencia constante y martilleante de las cascadas guitarreras. Pale Sketcher nace para cubrir ese hueco y plantear una alternativa más ambient, electrónica y planeadora a su hermano mayor, y nosotros que nos alegramos catando sus primeras señales de vida. Una huella más que seguir y rastrear de una pisada incansable que se desdobla constantemente en múltiples personalidades sonoras. Un motivo más para pasar por caja, claro. Y eso nos lleva, inexorablemente, a levantarnos cada mañana con un mensaje incrustado en la mente: urge parné.

Tim Ryback

Pale Sketcher - Don't Dream It (Mirage Mix) Pale Sketcher - Can I Go Now (Gone Version) (Donnacha Costello Remix)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar