Jessie Ware - Tough Love Jessie Ware - Tough Love

Álbumes

Jessie Ware - Tough Love

8.0 / 10

Con sus 29 años recién cumplidos (precisamente en el día de hoy), Jessie Ware parece que llevara media vida con nosotros, cuando en realidad no hace tanto que empezó a asomar la cabeza. Primero como vocalista invitada de artistas del underground británico como SBTRKT y luego con su álbum de debut, Devotion (PMR, 2012), un trabajo a todas luces irregular en la producción, pero con unos resultados musicales más que notables. De la noche a la mañana Ware se convirtió en la debutante del año, aplaudida por crítica y público, y hasta nominada al Mercury Prize, que al final se llevaron los pesados de Alt-J. Pero a aquel disco de soul-pop suntuoso, elegante y aterciopelado, le faltaba algo para llegar a las masas. Sólo Wildest Moments consiguió colarse en las listas de éxitos británicas, algo realmente injusto para un trabajo que incluía verdaderos pelotazos como Running, 110% o Night Light. Luego pasó lo que tenía que pasar, la londinense se embarcó en una gira interminable que le llevó por todos los rincones de la geografía mundial y que, de hecho, fue el punto de partida de su segundo largo. "Después de un realmente agotador periodo de conciertos, hasta el punto de que me quedé sin energías", Jessie se largó a descansar a Nueva York y allí dio forma a la primera de las canciones que escucharíamos de Tough Love, la que da nombre al LP, escrita el pasado mayo.

Escuchándola podría parecer que estamos ante una obra continuista. La canción es puro Jessie Ware: se nos habla de amor, atracción y corazones rotos. Vamos, un retorno al terreno de los amores no correspondidos. La Ware no vive con el corazón roto, pero sí se lo han roto mucho en el pasado. Así, Tough Love se fija mucho en relaciones pretéritas y, como una suerte de ejercicio de limpieza de demonios internos, ha escrito este álbum justo antes de pasar a ser una mujer felizmente casada. Para la ocasión ha vuelto a contar con Dave Okumu de The Invisible, que aquí queda relegado al papel de compositor en lugar de productor, porque ese sitio está destinado a los cada vez más prominentes BenZel, el equipo formado por Two Inch Punch y Benny Blanco, productor y remezclador de divas como Katy Perry y Ke$ha. Si a esto sumamos la plétora de compositores famosos que encontramos en el disco, como Ed Sheeran, Miguel o Julio Bashmore, queda claro que aquí la londinense va a por todas, a conquistar ese estrellato que se le escapó de las manos con su álbum de debut.

A pesar de las letras tortuosas, Ware ha hilvanado un disco mucho más variado que su antecesor, más cercano en muchas ocasiones al pop y al R&B que a la vibración soulful que tanta gloria le dio en el pasado. Por ejemplo tenemos You & I (Forever), un bombón pop dedicado a su novio y al hecho de que tardase tanto en decidirse a proponerle matrimonio. Más Beyoncé que Sade en cortes como Cruel, la británica demuestra una vez más que sabe dar en la diana a la hora de crear estribillos pegadizos unidos a coros absolutamente brutales. Pero el mejor ejemplo de esto lo encontramos en Say You Love Me, donde se atreve con un coro más grande que la vida gospel. Es, en resumidas cuentas, el acercamiento más bestia que la inglesa ha hecho hacia el 'mainstream', cosa que tampoco extraña si tenemos en cuenta que lo escribió conjuntamente con Ed Sheeran. Sí, la sola idea de esta unión puede dar un poco de pereza al principio, pero a la vista están los resultados. Con ella ha conseguido colarse fácilmente en la radiofórmula y dios quiera que esto la convierta en la estrella que siempre ha querido ser.

Otro de los ejemplos de este objetivo de acercarse a las listas de éxitos es Pieces, más épica incluso que Wildest Moments pero quizá algo más insustancial. Y, por último, tenemos números más bailables como la cachonda Keep On Lying, que viene con firma de Julio Bashmore. No es exactamente un pelotazo para las pistas de baile, pero sí sube el tempo. De hecho hay un teclado que parece de juguete con la melodía 'bossanova' introducida, un elemento totalmente nuevo en su discografía. Pero el alejamiento más salvaje que encontramos aquí respecto al debut es Want Your Feeling, escrita por Dev Hynes (Blood Orange), que convierte a la pieza en un sólido ejercicio de disco.

Por lo que se refiere a la producción, BenZel sacan el máximo partido al "sonido Ware". Seguimos ante un sonido refinado, sofisticado. Cuidan hasta el más mínimo detalle. También saben encontrar un equilibrio perfecto entre la producción ampulosa y ese ocasional minimalismo que caracteriza el debut. Un buen ejemplo lo encontramos en Sweetest Song, que empieza como una canción de The xx para luego convertirse en uno de esos típicos números de la británica en el que las guitarras te acarician y la voz de Jessie se vuelve más irresistiblemente sexy que nunca.

Puestos a ponernos puñeteros sólo cabe señalar un par de defectos al disco. Al margen de un final algo discreto en la forma de Desire, quizá sí que hubiésemos apreciado poder contar con algo más de Bashmore, especialmente después de escuchar Imagine It Was Us, ese single totalmente bailable que se sacaron de la chistera para la edición especial de Devotion. Por lo demás, estamos ante la confirmación de una artista que cada vez dará más que hablar. Uno de los discos llamados a ser de los escogidos entre lo mejor de este 2014 que no para de darnos alegrías.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar