Jazeera Nights Jazeera Nights

Álbumes

Omar Souleyman Omar SouleymanJazeera Nights

7 / 10

Omar Souleyman  Jazeera Nights SUBLIME FREQUENCIES

Posiblemente, uno de los WTF? más sonados que vivieron nuestras vidas se produjo en la primavera pasada a raíz de la inclusión en el line-up de Sónar 2009 de Omar Souleyman. El primer día reinó la incredulidad; el segundo el escepticismo. Pero al tercero, nadie podía parar de emular el baile “pechito pa’lante, pechito pa’atrás” del vídeo de “Leh Jani”. Mientras algunos no pudieron con sus prejuicios hacia las palabras “casete de gasolinera”, otros veían el acontecimiento como una oportunidad excepcional de echarse unas risas y unos bailes en el Sónar Village. Los segundos fueron los que más y lo que se vivió con Souleyman en el escenario pasará a la historia como uno de los momentos más absurdos e hilarantes pero a la vez tántricos y jodidamente sinceros que ha vivido el festival. A la sazón, un puñado de almas presumiblemente superficiales, gente cooly trendy girls anglófonas aplacando la resaca del jueves –con más alcohol, nada de ibuprofenos, esa es la actitud– e intentando emular a las bailarinas del Sultana’s. Ni siquiera aquel panorama pudo alterar la hierática presencia del sirio, al que sólo pudimos ver dando un pequeño saltito cuando entró el bombo de “ Leh Jani” (me juego el brazo derecho a que el pobre jamás se había escuchado sonar por un soundsystem de esas dimensiones).

Implícitamente, hay algo de esa tarde de junio en este “Jazeera Nights”, pues la velocidad, el ritmo frenético y repetitivo, las estructuras cuatro por cuatro de las cajas de ritmos están muy presentes a lo largo del disco. Mark Gergis, dueño de Sublime Frequencies y el encargado de seleccionar los temas del sirio para estas compilaciones, rescata de las más de 500 casetes editadas por Souleyman aquello que tenga similitudes, reminiscencias y estructuras del techno curtido en los últimos 20 años. Huelga decir que la presencia de instrumentación propia del folklore oriental, así como la voz de Souleyman, impiden colocar este álbum en los cajones de electrónica. Sin embargo, los esqueletos rítmicos de “ Ala Il Hanash Madgouga”, “ Hot Il Khanjar Bi Gleibi”, “ Dazeitlak Dezzelli” o “ Li Raja Behawakom” bien podrían encajar en mixes pertrechados por la flor y nata de la electrónica étnica (Radioclit, Isa GT, Douster, Chief Boima y un sinfín de nombres con cabida en los recopilatorios “Funk Mundial” de Man Recordings, por decir algo que sitúe al lector).

Si bien las bases rítmicas de dabke pop llaman la atención del oyente en un primer instante, el verdadero hechizo se produce con el olor a incienso, a pachulí y a somosa. ¿Qué tienen las melodías melismáticas y arpegiadas de la cultura musical oriental que tanto gustan? Sinceramente, no lo sé. Pero temas como “Eih Min Elemkom”, que prescinde de percusión, o “Labji Wa Bajji Il Hajar”, donde la cadencia es lenta y sinuosa como los andares de un camello, son igualmente disfrutables. La clave puede estar en esa mezcla de misticismo y erotismo prohibido que impregna los estereotipos más comunes del mundo árabe: “Las Mil Y Una Noches”, la danza de los siete velos, Jasmin como la princesa Disney que más carne ha enseñado... Lo que está claro es que colocar esas líneas melódicas tan características al servicio del pop suele dar resultados excelentes. Y si no, que se lo digan a Britney o a Timbaland.

Como apuntan en algún lugar de la web de Sublime Frequencies, el folk pop de infraestructura rudimentaria de Souleyman, a pesar de su popularidad en Siria, nunca ha sido considerado como un valor exportable de la cultura nacional por parte de las autoridades pertinentes. Sin embargo, descontextualizado y localizado en otros ambientes consigue activar el duende del ritmo. De esto no cabe ninguna duda a estas alturas de la historia. Pero ¿qué hubiera pasado si, en vez de Souleyman, Gergis se hubiera encontrado con Junco, Camela o Kayma? Señores de Sublime Frequencies, si me están leyendo tomen nota, ahí tienen un filón por explotar.

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar