Jatoma Jatoma

Álbumes

Jatoma JatomaJatoma

7.6 / 10

Jatoma KOMPAKT

En Kompakt quieren jugar a hacer de Jatoma un proyecto muy misterioso para que nos estemos preguntando a todas horas quién está detrás. Muy bien, juguemos. O no, tanto da, porque el truco del anonimato y el enmascaramiento ya no es algo que a estas alturas nos deba quitar el sueño. ¿Para qué? Suele ser información irrelevante, normalmente quien está detrás de todo esto no es “nadie” (dicho con el debido respeto). El caso de Jatoma apunta a lo que, en su artículo sobre el techno anónimo publicado precisamente en PlayGround, Richard Brophy identificaba como el “marketing del anti-marketing”. Con Jatoma, en concreto, no se desvela nada sobre los artistas detrás del proyecto precisamente para que se hable. Supongo que el hecho de estar escribiendo esta crítica ahora, y no otra, es un detalle que confirma que la estrategia les está saliendo bien. ¿Qué se sabe de Jatoma? Son tres personas, si no nos mientes. Sus edades conjuntas, nos cuentan, suman 68 años. Para aumentar el morbo, dicen desde Kompakt que uno de ellos, posiblemente, sea un productor de alto prestigio ayudando a dos jóvenes talentos adolescentes. Son daneses y suenan líquidos, como trance-pop preciosista a la manera de The Field. Son estos dos últimos datos los que de verdad nos deben interesar.

Dinamarca + emo-techno hipnótico parece ser una combinación que últimamente se da con frecuencia y con nivel de calidad elevado. Pienso en Kenton Slash Demon –mucha atención a su 12”, “Matter”– y pienso en Eim Ick, que ya está preparando material para el sello Hivern de Barcelona y, por supuesto, no se pueden olvidar los precedentes en forma de tech-house envolvente de hace unas cuantas temporadas, Trentemøller y Martinez. Por ahí van Jatoma, a grandes rasgos. Estas referencias podrían ayudar a especular sobre la verdadera identidad del trío (si es que es un trío): ¿Martinez en compañía de dos pipiolos? ¿Un proyecto paralelo de KSD? Pero, como decía antes, tanto da, y todo esto no importa en absoluto porque, para ser un debut –lo primero que publican Jatoma tras un solitario corte, “Helix”, en la última recopilación de Kompakt, “Total 11”, y que aquí aparece hacia el final–, tiene la solidez de un muro de hormigón a la vez que suena liviano como una pluma.

“Jatoma” es, básicamente, un disco encantador. Tiene momentos que podrían funcionar en el club, le rodea un fulgor y una inclinación al placer sensorial que puede traer a la mente imágenes de éxtasis y ojos en blanco, pero su intención primera es la de hacer compañía en casa. Por cada fragmento en el que se dispara el beat y la música entra en ese Triángulo de las Bermudas entre el trance licuado de The Field –una influencia evidente desde “Little Houseboat”, el comienzo de todo–, el pop psicodélico a lo Blondes y un aire cósmico al estilo de los últimos 12”s de Border Community, hay dos fragmentos más en los que Jatoma pisan el freno y se dedican a trabajar melodías imperceptibles, samples extraños y ambientes tenues de suavidad fantasmagórica. Ellos explican que su método de producción fusiona el tratamiento de field recordings –y eso que algunos de estos recordings, más que de campo, son de casa, como los de Herbert: utensilios de la cocina, comida cortada en lonchas, etcétera– con el software, y quizá en esa variedad (y en la ingenuidad que transmite) está la razón de por qué Jatoma suenan tan humanos, tan cercanos y, por tanto, tan apetecibles.

Es el típico disco que, sin comprender por qué, acabas poniendo más de lo que esperas, aunque sepas que no está a la altura de “Yesterday & Today” (The Field), por ejemplo, ni tenga un tema tan redondo como “A Break In The Clouds”. Pero lo tiene todo en proporciones inteligentes: arpegios, cascadas de nota salidas de un arpa, voces distantes, micro-sonidos, ambientes transparentes, beats comprimidos que entran por la piel, algún esbozo de canción que se aborta y se convierte en un himno techno de levantar los brazos en la soledad de tu salón (me pierde “Bou”), calidez para el invierno y una inclinación pastoral que hará que, para la próxima primavera, seguramente acudamos al CD y lo rescatemos. Recuerda, por tanto, el nombre. No sabemos ni nos importa quién está detrás de Jatoma, lo único cierto es que están a la altura del enigma.

Richard Ellmann

* Escúchalo aquí.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar