Interstellar Interstellar

Álbumes

Frankie Rose Frankie RoseInterstellar

7.6 / 10

A finales de la década pasada, Frankie Rose era más conocida por su faceta como camarera y batería de diversas bandas de la escena de Brooklyn (Vivian Girls, Crystal Stilts y Dum Dum Girls). Ella misma escribió “ Where Do You Run To”, probablemente, la mejor canción de las primeras, lo que da buena cuenta de su pericia musical. Evidentemente, esto era algo que ella tenía claro y en pocos meses pasó de ser un simple músico de sesión a crear su propia banda, Frankie Rose And The Outs. Su álbum de debut –homónimo– llegó a las tiendas en 2010 y se movió por unas coordenadas similares a las de esas formaciones en las que estuvo en el pasado, es decir, girl-pop, toques garage y homenajes a Phil Spector en cada rincón. Ahora, para su enésima reencarnación ha decidido desprenderse de The Outs y firmar con su propio nombre su nuevo disco, “Interstellar”. Una reinvención que va más allá del pseudónimo, pues la neoyorquina ha dado una buena vuelta de tuerca a su característico sonido.

A diferencia de sus ex compañeras Dum Dum Girls, que para su segundo disco, “Only In Dreams”, contaron con un productor afín, Sune Rose Wagner de The Raveonettes, Frankie Rose ha apostado por Le Chev, bajista de Fischerspooner y voraz remezclador (ha trabajado con temas de artistas como Lemonade, Passion Pit y la propia Rose). La elección no fue caprichosa, pues Frankie estaba decidida a que su nuevo trabajo sonase distinto y pensó que él sería capaz de dar con sonidos que ella no sabría crear. No sabemos si lo que pretendía era darse un cambio de aires u ofrecer una bocanada de oxígeno a un género cuya fecha de caducidad cada vez está más cercana, pero lo cierto es que la jugada le ha salido más que bien.

Uno de los estilos que ahora abraza la nueva Frankie Rose es, como cabría esperar por el productor que ha escogido, el pop de aromas ochenteros. Buen ejemplo de ello es “ Gospel / Grace”. Pero que nadie se equivoque, los coros tan propios de las girl-groups siguen aquí. Las guitarras de “ Know Me” y “ Night Swim” –dos grandes momentos de “Interstellar”–, tan herederas de New Order como de The Smiths, nos hacen pensar en otras bandas contemporáneas como Wild Nothing y Craft Spells. “ Daylight Sky” se acerca más a ese dream-pop barnizado con sintetizadores que también han practicado recientemente Twin Sister. También tira por la vía de la épica en “ Moon In My Mind”, con un bajo preparado para martillearte el pecho, y la intensa pieza titular, que aunque parte de un inicio atmosférico y cósmico (quien esto escribe recuerda aquí el tema “ Belfast” de Orbital) pronto imprime un ritmo frenético con la batería marcando bien el paso.

Como también ocurría en “Frankie Rose And The Outs”, aquí hay espacio para los tiempos más sosegados. “ Pair Of Wings” da rienda suelta a unas melodías etéreas y un sentido de la atmósfera muy acertado que va en consonancia con el título del álbum. Y en “Apples For The Sun” aparece más despojada que nunca, con el piano como principal acompañante. Pero a diferencia de su predecesor, estos momentos no son los puntos bajos del trabajo, sino más bien sirven como buen complemento a la vertiente más bailable. Porque “ The Fall”, ese imponente cierre, pone los pelos como escarpias con esas guitarras y ese chelo que crean un híbrido entre la vibración pop de The Raveonettes y el clasicismo de Arthur Russell (recordemos, se trata de la misma chica que versionó en su debut “ You Can Make Me Feel Bad”). Frankie Rose consigue dar un paso al frente y hacerse hueco entre las nuevas generaciones con un notable disco que se aleja un poco de los clichés de las girl-groups.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar