Inner Hue Inner Hue

Álbumes

Anenon AnenonInner Hue

7.2 / 10

Como en “V”, en la escena californiana también hay una resistencia. No se trata de células numerosas; de hecho la principal característica de esta revolución es que es individual, se escribe en los adentros de uno mismo y de piel para fuera no hay amigos que valgan. Desde esa soledad que proporciona el nadar contracorriente, Brian Simon, nacido en Los Ángeles, ha visto claro que debía apartarse por completo del beatmaking psicodélico que tanto se estila estos días en su urbe, especialmente ahora que llega el verano y la tostada funk cruje más que nunca. Bravura, paisajismo y abstracción se conjugan en un LP que, manteniendo intacta la paleta de sonidos ultradigitales y los aromas hipnóticos de la electrónica futurista fabricada en la Costa Oeste, consigue atisbar inexplorados y magnéticos horizontes, proporcionando al fan menos adocenado argumentos suficientes para seguir confiando en la creatividad de las nuevas generaciones de productores californianos.

Anenon, o sea, Simon los tiene bien puestos. Sabe lo que quiere. Lo fácil habría sido ser fiel a los códigos de la escena new beat y tirar de oficio para hacerse un hueco en tan concurrido campo de juego. Pero sus entrañas le pedían que derivara las partituras hacia parajes de desolación emocional y romanticismo al límite. Que no se dejara embriagar por el cubismo dillaísta y se sumergiera en una ducha glacial de ambient y sintetizadores chill wave en formato club de jazz.

“Inner Hue” es la cristalización de un sonido cuyas claves pudimos apreciar ya en el EP “Acquiescence”, editado también en Non Projects, el sello fundado por Simon. Es música vaporosa en la que el productor aplica su formación musical clásica y su nutrido bagaje electrónico para dar un acabado preciosista y artesanal a tan atrevida receta. De ese choque de líneas temporales surgen joyas sumamente evocadoras donde Simon exprime un saxo tenor a pelo – “Stone River”– y piezas más complejas con atisbos percusivos de nueva generación, como “Murmur”, con el angelino emulsionando beats espectrales de techno dub, serpenteos jazzísticos e IDM, o la maravillosa “This Is What I Meant”, un broche de pedrería bailable con sabor a Border Community que pone la piel como la piedra pómez.

“Inner Hue” es en realidad un tour de orcé, un constante toma y daca entre tres pulsiones: el jazz, los beats futuristas y el ambient. Armado con pianos otoñales, mullidos plumones de sintetizadores hipnagógicos y melodías marinadas en congoja, Simon da forma a un sonido que escapa categorizaciones y propone al oyente un viaje iniciático en posición horizontal. Nanas abstractas solapadas en tromba en busca de la ensoñación pura – “Eighty Four”–; chillwave atmosférico con encaje de cashmere digital –sensacional “Embers”, con los cánticos escalofriantes de Laura Teasley–, y deep house acolchado y aliñado con fanfarrias feéricas – “Memory Residue”–. Todo está perfectamente cocinado con ordenadores e instrumentación real, con alma de jazz y corazón aventurero, con la ambición de llevar la escena de Los Ángeles a otro estado de conciencia. Psiconautas deprimidos, a comprar.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar