Infra Infra

Álbumes

Max Richter Max RichterInfra

7.6 / 10

Max Richter, Infra130701-FATCAT RECORDS

La bolsa de trabajo más asequible y productiva para un referente neoclásico como Max Richter se encuentra, indudablemente, en el campo de las bandas sonoras y de los acompañamientos musicales para obras culturales de diversa índole. Es un territorio muy amplio que puede conducir a cierto acomodo creativo, pues garantiza más activos económicos a corto plazo y permite sacar partido de instituciones públicas, museos, grandes coliseos o productoras con poco esfuerzo, y en el control de calidad y el buen uso del filtro artístico se focaliza la gran clave de todo ello para no acabar quemándote a ti mismo en busca de un salario lustroso y más o menos constante. El compositor alemán responde al perfil de firma solicitada desde todos estos campos que, en pos de una rentabilidad económica lógica y del todo comprensible, ha sacrificado tiempo e ideas de su andadura en solitario al uso para entregar obras de encargo. Pero la diferencia entre él y otros coetáneos que han optado por vivir de rentas y de chupar del bote institucional es que el autor de “The Blue Notebooks” mantiene una excelsa regularidad que le permite rendir a un alto nivel incluso cuando se trata de firmar de su puño y letra aportaciones menores o más anecdóticas como la que nos ocupa.

Para resumirlo así de entrada, podemos decir que “Infra” no es otra cosa que el acompañamiento sonoro, y muy visual a la vez, con la habitual capacidad evocadora y cinemática del germano, de una pieza de ballet a cargo del coreógrafo Wayne McGregor que se estrenó en el Royal Opera House de Londres a finales de 2008. Es decir: la idea inicial era breve y muy específica, la de musicar un fragmento concreto, pocos minutos, algo sencillo y relativamente fácil. A partir de ahí, y con la perspectiva de un álbum completo en ciernes, Richter optó por alargar, dilatar y extender ese arranque, manteniendo buena parte de la textura y el modus operandi de la pieza titular hasta convertir el proyecto en un disco entero, que puede servir sin ningún problema de nuevo capítulo en el currículo de nuestro protagonista. Como sucede casi siempre en el mundo del arte, una idea breve en su formato original que se ve estirada y prolongada no supone la mejor ni más certera manera de presentar y abordar un proyecto, sobre todo porque se tiene la sensación de que su creador acaba repitiendo recursos, argumentos y tramas a lo largo del viaje. Y aunque diría que ese es el único problema resaltable de este álbum, a la postre se convierte en un defecto que no altera ni minimiza el impacto emocional de su contenido.

“Infra” se divide en dos grandes composiciones centrales, la titular y la que pertenece a la serie “Journey”, que se desdoblan en diversas recreaciones de las dos partituras iniciales. Se trata de variaciones cortadas por un patrón muy parecido que, sin embargo, presentan diferencias explícitas y apreciables entre sí. Así como en la banda sonora de “Waltz With Bashir” se repetían los mismos esquemas una y otra vez, con ligeras alteraciones de forma, en un contexto muy clásico de banda sonora que repite una y otra vez los motivos centrales de las partituras, en “Infra” Richter se siente más liberado y autorizado para experimentar y moverse a sus anchas. De esta forma, una pieza en clave de orquesta minutos después reaparece solo con un piano distante y al cabo de un rato nos la volvemos a encontrar transfigurada en sonidos radiofónicos y arreglos electrónicos. Aquí es donde se concentra el gran atractivo del álbum, en el modo en cómo su autor ha convertido un encargo inicial, y quién sabe si poco motivante para sus intereses, en una oportunidad para experimentar y juguetear con algunas de las claves de su discurso hasta el punto de armar un trabajo serio, epidérmico y profundo, de aspiraciones más ambiciosas que las de servir de simple acompañamiento para una obra ajena que ni te va ni te viene.

Sin alcanzar las cotas de gravedad, majestuosidad y perfeccionismo obsesivo de sus obras magnas, “Memoryhouse”, “The Blue Notebooks” y “Songs From Before”, en una línea pareja a la del infravalorado “24 Postcards In Full Colour”, magnífico puzzle de probaturas, ideas y retales, “Infra” tiene casi más interés y peso específico por lo que nos cuenta y nos explica de su creador que por el propio contenido. Tratándose de un título pequeño, remarcable por los prominentes destellos de emotividad y belleza sonora que nos depara a lo largo del viaje pero en ningún caso excelso, en sus complejos recovecos nos encontramos a un compositor que se resiste al estancamiento y la relajación, que se niega a ceder al chantaje moral de los encargos y que aprovecha los proyectos alimenticios para allanar el terreno de próximas grabaciones más personales y ambiciosas, aquellas en las que echa el resto. Y además, el material presentado, que no es moco de pavo y merece que el aficionado pase por caja sin pestañear, sacia holgadamente el hambre de los completistas y aporta un poco más de neón a la hasta ahora sosita cosecha neoclásica de 2010. David Broc

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar