In Search Of Stoney Jackson In Search Of Stoney Jackson

Álbumes

Strong Arm Steady Strong Arm SteadyIn Search Of Stoney Jackson

8.1 / 10

Strong Arm Steady  In Search Of Stoney Jackson STONES THROW / COOP SPAIN A lo largo de los dos últimos años se podía llegar a tener la sensación de que Madlib desperdiciaba beats, horas de estudio y lluvia de ideas en irregulares discos instrumentales. Ya hemos perdido la cuenta de todos estos lanzamientos, quizá porque ninguno de ellos era memorable, estelar, chocante; quizá, entono el mea culpa, porque nunca he encontrado en ellos ese análogo o sucedáneo de “Donuts” que estaba buscando y esperando atendiendo al talento y pulso expresivo del productor. No es tanto una confesión como una toma de conciencia, pero desde el proyecto Madvillain he vivido algo distanciado, desde un punto de vista emocional, de lo que estaba fabricando el californiano en su estudio. Ni las excursiones brasileñas o africanas de sus reciente serie “Medicine Show”, ni su pasión por el reggae en sesiones diversas, ni tampoco la magnífica pero en ningún caso espectacular saga “Beat Konducta”, entre otros múltiples proyectos, han conseguido acercar su discurso a ese grado de excelencia e inspiración total que mostró en Lootpack, Quasimoto, Jaylib o Madvillain. Su cambio de orientación sonora, que ha derivado hacia excursiones geográfico-culturales con cierto poso cultureta y mucho tufo fumeta, tampoco me ha impresionado, en el sentido de que, de Madlib, hay que esperar hip hop negroide con el punto justo de neblina tóxica, pero siempre manteniendo los pies en la calle. Sus viajes mentales y musicales a la India me importan un rábano, si me preguntan.

De entrada, y con esos antecedentes, el debut oficial del proyecto Strong Arm Steady, grupo formado en la actualidad por Krondon, Phil The Agony y Mitchy Slick (Xzibit, Planet Asia o Chase Infinite ya solo ejercen de satélites periféricos), ya pasa como la grabación más tensa, excitante y viva de Madlib en los seis años que han transcurrido desde su alianza con MF Doom. El productor, que se ocupa de todos los cortes del tracklist, sin excepción, consigue, sobre todo, que una banda sin especial carisma y personalidad suene pletórica, bien engrasada, motivada y redimensionada, tarea nada fácil si prestamos un poco de atención a alguna de las numerosas mixtapes que el colectivo lanzó a lo largo de la pasada década. Era material sin historia, pasable, pero en ningún caso relevante, nunca ha destacado. Hoy sus miembros ya pueden decir que tienen un debut con cara, ojos y una apabullante colección de beats que pueda respaldar sus rimas. Y es que aquí es donde está el meollo del proyecto: como si hubiera dejado los porros por unos días, como si de repente se hubiera convertido en un adicto al running, como si se hubiera despertado de una interminable siesta cannábica, Madlib se ha desmarcado de su producción reciente con los beats más contundentes, vivos, activos, espitosos y callejeros que le hemos escuchado en mucho tiempo.

Con apenas dos o tres canciones ya se siente que este es un Madlib rejuvenecido. De hecho, en buena parte del recorrido pensamos más que nunca en el último J Dilla, sobre todo por la manera en cómo el beatmaker ha vuelto al empleo indiscriminado de samples de soul para armar una propuesta de reminiscencias boom bap pero cuerpo cien por cien madlibiano. No es que haya cambiado su propia personalidad, sencillamente ha recuperado la gloria de antaño y ese calado más callejero que echábamos de menos. Y claro, hay un mundo entre las bases de “Best Of Times”, “Cheeba Cheeba” o “True Champs”, tres ejemplos al vuelo, y sus paranoias mentales jamaicanas o brasileñas. De hecho, uno llega a plantearse si este material lo tenia reservado para una ocasión como esta o si ha cambiado el chip con toda la intención del mundo tratándose de Strong Arm Steady. A este regreso de altura a su mejor forma sumemos, de sopetón, las espléndidas colaboraciones de Phonte, Planet Asia, Talib Kweli, Evidence, Guilty Simpson, Oh No o Roc C, entre otros, que ayudan a darle más entidad y colorido al apartado más débil de todo el lote, que no es otro que las prestaciones líricas de Krondon y Phil The Agony, buenos rappers cuando se trata de hacer featurings y cameos pero insuficientes cuando han de aguantar y mantener el peso de todo un álbum por ellos mismos. Gracias a este elenco de invitados se consigue equilibrar ese problema.

En un momento en que el otrora reluciente underground californiano atraviesa un periodo de bajón en todos los frentes, un disco tan consistente, rotundo y chispeante como “In Search Of Stoney Jackson” sobresale con mucha facilidad. Es probable que hace siete u ocho años no le hubiéramos prestado demasiada atención a esta grabación, pues eran tiempos de vacas gordas y puro éxtasis creativo en toda la zona de la Bay Area, pero en la situación actual es especialmente llamativo y satisfactorio asistir al resurgir de una figura indispensable, aún hoy, en la iconografía del hip hop independiente. La noticia no es que Madlib haya vuelto, sino que haya vuelto en plena forma y con ganas de recuperar el tiempo perdido a marchas forzadas. A este comeback sí me apunto. +1 en lista, por favor.

David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar