In Roses In Roses

Álbumes

Gem Club Gem ClubIn Roses

7.9 / 10

Digámoslo claro: Gem Club nunca se harán famosos. Y eso es toda una injusticia, porque su música intimista bien merece acaparar portadas, pero la industria musical no está construida así, no está hecha para que grupos de coartada tan discreta como la suya encuentren un camino que les dé éxito. Les conocimos por casualidad en 2011, cuando Olivia Tremor Control cancelaron en el Primavera Club de ese año y en su lugar les pusieron a ellos. El recital que dieron en el Casino L’Aliança de Barcelona es de esos que marcan época. Sentados todos en los butacones nos maravillamos con esas voces delicadas, ese cello tristón y ese piano melancólico. Una combinación ganadora la suya. Fue ese mismo año cuando sacaron al mercado su álbum de debut, “Breakers”, que pasó injustamente desapercibido y pocos le hicieron caso. Ese trabajo lo grabaron en el dormitorio de su líder, Christopher Barnes, pero ahora, para su continuación, “In Roses”, han decidido entregar un LP más trabajado. Se fueron a San Francisco a grabarlo en el estudio analógico de John Vanderslice y contaron con la colaboración de la arreglista y directora de orquesta Minna Choi de The Magik*Magik Orchestra. Cuenta Barnes que “ayudó a dar nuevas formas a las canciones en formas frescas e inimaginables”. Podría decirse que este nuevo trabajo es aún más majestuoso y heterogéneo que su predecesor, pero el discurso sigue siendo el mismo: esto es una bellísima colección de canciones de piano. Algo que por cierto cobra todo el sentido del mundo, pues Barnes llegó a vivir en una fábrica de pianos en desuso en Boston.

Para hacernos a la idea de lo que estamos hablando, Gem Club podrían pasar por ser la mezcla entre músicos neoclásicos como Ólafur Arnalds, especialmente, el de “For Now I Am Winter”, y, salvando las distancias, unos Grizzly Bear o Beach House sin apenas coros ni percusión. Aquí el ritmo lo lleva el cello y a veces hasta nos hace olvidar que no haya batería y cuando ésta aparece en cortes como “Braid” lo hace discretamente, sin alzar demasiado la voz. También hay a quien le pueda recordar a The xx, en el sentido de que no sólo es música noctámbula y minimalista, sino que todos los elementos musicales parecen aislados cada uno en su mundo aparte. Existe también otro paralelismo. En “In Roses” han optado por virar ligeramente hacia la electrónica, mezclar lo clásico y lo moderno con unos resultados magistrales. Se puede observar en la larguísima “Polly”, su primer sencillo, una canción cuya letra está influenciada por la relación de Barnes con su fallecida abuela. Por su parte, en “Soft Season” se habla de la vida y muerte del actor de porno gay Joey Stefano. Tal y como cuenta su líder, “este nuevo álbum es sobre él echando la vista atrás sobre las relaciones que ha tenido o que le gustaría tener”. También se observa una mayor confianza en el vocalista, que se crece en cortes como “Marathon (In Roses)”. En definitiva, lo que decíamos al principio, Gem Club no han venido a salvarte la vida, pero sí para hacértela un poco más placentera con su sonido cautivador. Además, han tenido la osadía de, aun haciendo un disco continuista, intentar experimentar con los drones en cortes como la hechizante y enigmática “QY2” o incorporar un breve estallido de electricidad estática en “Idea For Strings”. Háganles caso.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar