In Love With Oblivion In Love With Oblivion

Álbumes

Crystal Stilts Crystal StiltsIn Love With Oblivion

7.5 / 10

Crystal Stilts  In Love With Oblivion

SLUMBERLAND

Sorprende que en esta era en la que la música se devora con la misma ansiedad que una hamburguesa del McDonalds, una banda como Crystal Stilts, que tanto revuelo generó con su debut, haya tardado tres años en ofrecernos una continuación a ese “Alight Of Night” (Slumberland, 2008). Mientras otras formaciones de similar calado y cuyo vínculo principal es el amor por los sonidos de baja fidelidad van a otro ritmo, los de Brooklyn son los que se han tomado las cosas con más calma. Sirven para ejemplificar esta situación sus amigas y vecinas Vivian Girls, cuya hiperactividad productiva les ha llevado a publicar “Share The Joy”, su tercer disco, a la vez que este “In Love With Oblivion”. ¿Llegan tarde? Quizá, si tenemos en cuenta que durante todo este tiempo han brotado infinitos grupos similares de debajo de las piedras. Pero una vez escuchado a conciencia este trabajo, no queda otra cosa que aplaudirles la decisión de no precipitarse más de la cuenta. Tranquilos, no nos hemos olvidado de vosotros.

Abren el disco con “Sycamore Tree”, su mejor canción hasta la fecha. Huele a bourbon barato y nos trae a la mente un bar de mala muerte en medio de ninguna parte, de esos a los que irían los moteros chungos de “Sons Of Anarchy” a emborracharse a base de Budweiser, jugar al billar y a los dardos y liarse a hostias. Si Quentin Tarantino la hubiese escuchado hace quince años, seguramente la habría incluido en la banda sonora de “Abierto Hasta El Amanecer” para sacudirnos los oídos mientras nos embobábamos con el cuerpo de Salma Hayek y la hermosa serpiente blanca que le rodea por los hombros. Pura esencia garage.

Pero Crystal Stilts saben manejar bien sus mejores armas que son, además de la nostalgia por el garage, el post-punk. Brad Hargett es el enésimo vocalista que juega a ser Ian Curtis. Lo muestra en esa infecciosa “Through The Floor”. “Silver Sun”, por el contrario, es más luminosa, con esos juegos de guitarra que sirven para mostrar cómo suena el revival lo-fi del siglo XXI. Siguen pintando claroscuros con “Alien Rivers”, aterradora como una negra noche de luna nueva y la pieza más larga del disco. Ahí recuperan el legado de The Jesus & Mary Chain, como ya es costumbre de la banda. “Flying Into The Sun” invoca a los astros del rock embrionario. La distorsión y la psicodelia se dan de la mano en “Death Is What We Live For”. Y en “ Shake The Shackles”, otro de los puntos álgidos de “In Love With Oblivion”, está más presente que nunca el órgano sucio y brioso que impregna a muchas de estas canciones.

“In Love With Oblivion” sirve como constatación de que con esmero, mimo y arduo trabajo, el segundo disco no siempre es tan temible como lo pintan. Crystal Stilts parecen hacer las cosas fáciles. Su sonido es ahora más expansivo y percusivo, ha madurado, y ha desembocado en once canciones que van pasando una a tras otra con prisa, sin que te de tiempo a mirar el reloj. Pronto llegas a esa “Prometheus At Large”, todo un homenaje de óptica moderna a Joy Division, y es entonces cuando te preguntas: ¿Deberé esperar un trienio para catar su nuevo material?

Álvaro García Montoliu

Crystal Stilts - Through The Floor by Slumberland Records

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar