In Dust In Dust

Álbumes

Roll The Dice Roll The DiceIn Dust

8.3 / 10

Roll The Dice  In Dust THE LEAF LABEL

De todo el meollo revivalista krautrock del que hemos tenido noticia estos últimos años, “Roll The Dice” (Digitalis, 2009), debut homónimo del proyecto formado por Peder Mannerfelt y Malcom Pardon, se ha ido consolidando como una de sus puntas de lanza. Su invocación del legado de Cluster, Roedelius y demás fauna y flora del rock repetitivo, cósmico y monolítico de entonces se manifestaba en toda su expresión en una puesta de largo pensada y ejecutada exclusivamente con sintetizador y piano que mostraba a un grupo de rotunda intensidad. Un debut que, sin embargo, planteaba dudas sobre cómo podría el dueto encarar su segundo álbum sin caer en la trampa de la repetición de esquemas y la reiteración de un discurso y, sobre todo, de un modus operandi con evidentes limitaciones. “In Dust”, su primera grabación para el sello Leaf, despeja incertidumbres y pone a cada uno en su sitio.

Y es que este regreso supone un paso delante en su trayectoria de admirable y reconfortante valía, un apasionante croché de derechas que dejará sin habla a los amantes del lado oscuro y del “mal rollo” musicado. En primer lugar porque en sus canciones queda patente una ambición creativa que les permite expandir y ampliar el campo de batalla de su discurso. Aquí hay mucho más margen de maniobra, y es un disco en que la banda ha apretado las tuercas para conseguir un sonido más poderoso, violento, claustrofóbico y tenso. ¿Cómo definirlo? Imaginemos a unos Fuck Buttons limpios y pulcros, sin las turbinas de ruido emulsionando a todo trapo, y con un pulso sonoro más inquietante, con un mayor poder de intimidación emocional, y podremos hacernos una idea de lo que encontramos en “In Dust”. O pensemos en la banda sonora ideal para un hipotético drama urbano de David Cronenberg rodado en el paisaje nocturno de Toronto: rascacielos, amplias avenidas, miles de luces encendidas y personajes solitarios buscando compañeros de patología. O si lo preferís, quedémonos con la idea de que así es cómo sonarían Tangerine Dream, Steve Reich, Oneohtrix Point Never o Black Dice en una noche loca en un club de moda, pongamos que se llama Rectum.

“Iron Bridge”, algo así como Angelo Badalamenti meets Fuck Buttons, inaugura esta balacera y te pone ya en tensión para el resto del viaje. El dueto no cambia su fórmula expresiva, el sintetizador analógico y los teclados como únicos recursos instrumentales, pero sí el resultado. Si su debut adolecía de excesivo perfume retro y pecaba de ingenuo, este regreso atesora una contundencia aplastante y no abandona en ningún momento el rictus de seriedad. Consigue que las influencias añejas que baraja regresen aquí con aires renovados y un vitalismo que te mantiene a 180 pulsaciones por minuto durante toda la escucha, sin tiempo para coger aire. Por ejemplo, “Malestrom”, uno de los momentos épicos del año, rejuvenece la herencia de Vangelis con una brillantez aturdidora; y qué decir de “Way Out”, once minutos apoteósicos de homenaje al minimalismo con capas de ambient cósmico que hacen pensar en amaneceres agitados. Evocador, tenso, nervioso, bello, emotivo y opresivo, de ejecución impecable, “In Dust” presenta candidatura en la lista de álbumes sorpresa de la temporada.

David Broc

Roll The Dice - In Dust by Roll the Dice

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar