In Bocca Al Lupo In Bocca Al Lupo

Álbumes

Xela XelaIn Bocca Al Lupo

7.1 / 10

Xela In Bocca Al Lupo

TYPE

Mi gozo en un pozo. El mío y el de casi todos, porque este “In Bocca Al Lupo” puede ser cualquier cosa menos un disco de escucha gozosa. Quien esperase un trabajo continuista en mayor o menor medida de lo propuesto por Xela en “The Dead Sea”, aquel enorme disco “conceptual” marcado de principio a fin por el signo del mar como presencia turbadora y motivo constante de unas canciones embrujadas, que hacían gala de un sorprendente capacidad para sugerir imágenes, que se lo piense dos veces antes de acudir a meter la cabeza en la boca del lobo. Si aquel ya era por momentos un disco ensimismado, lóbrego y desasosegante (recuerden el gesto agónico de los rostros de los dos náufragos que decoraban su portada como pista de las intenciones narrativas que encerraban aquellos surcos), este “In Bocca Al Lupo” es toda una pesadilla de ambient ingrávido y animista en la que apenas queda rastro del drone-folk espectral de melodías a medio hacer y el ambient-noise crepuscular que coronaron de hechizo aquel mar muerto.

Xela reemplaza intriga lovecraftiana por obsesiones, mitos y oscurantismos de raíz cristiana fermentados durante meses de viajes y visitas a templos relogiosos españoles e italianos en busca de atmósferas. Atmósferas siempre lúgubres que parecen haber sido capturadas -diríamos que con micro barato- en vieja y siseante cinta magnética como materia prima para la elaboración de un álbum -una única pieza dividida en cuatro partes, una hora de música en total- denso y borroso, pensado inicialmente como soundtrack para una instalación artística que giraba conceptualmente alrededor de la idea del miedo. Anoten esa palabra, miedo, porque esa es la espina dorsal de “In Bocca Al Lupo”.

En el nuevo álbum del pelirojo John Twells sólo hay lugar para un color del Pantonario: el negro. Es empezar a sonar el primer corte -trece minutos de dark-ambient gótico y pesadillesco- y sentirse en mitad de La Zona, caminando agarrotado por efecto de un creciente canguelo entre chisporroteos, crujidos de puertas, nubes de electricidad estática, ecos y silbidos que tienen su más llamativo contrapunto en el tañido lejaño de unas campanas de timbre desmayado que parecen tocar al cabo de año de algún muerto futuro. ¿ Philip Jeck de paseo por el pueblo fantasma de Belchite? “In Deo Salutari Meo” empieza como ejercicio de exploración tonal en clave de gamelán funerario a base de campanas tubulares y cuencos metálicos que pronto se ven violentados por un zumbido rugoso, como si fuera el cricrí amplificado de una jauría de grillos radiactivos; todo suena como si fuera tocado con desgana por dos infantes salidos de la pantalla de un televisor encendido pero mal sintonizado en el que una y otra vez se reprodujera en bucle “¿Quien puede matar a un niño?”. “In misericordia” añade a la receta lamentos ocasionales de cuerdas graves y ecos de corales lejanas. El conjunto hace que uno se sienta espectador de la Santa Compaña atravesando en mitad de una noche cerrada un bosque cantábrico regado por la más copiosa de las lluvias posibles de otoño.

“Beatae Immoratalis” viene a bajarnos de la nube negra a base de percusiones ( Jed Bindeman, miembro de Heavy Winged, es quien se ocupa de golpear los tambores) que se debaten entre el ánimo ceremonial del doom y el arrebato free mientras tratan de anclar al suelo un remolino de esquirlas metálicas, radios mal sintonizadas y cintas manipuladas de manera violenta, ráfagas de ruido blanco y pulsos sintéticos analógicos que podrían hacer pensar en las exploraciones de los Faust más desabridos y experimentales.

“In Bocca Al Lupo” se sitúa más cerca de Fear Falls Burning que del Xela que conocíamos. Demasiado autista, aunque con la predisposición adecuada -paciencia, atención, volumen generoso y escuchas repetidas- uno pueda descubrirse abandonado a los placeres oscuros de una experiencia absorbente e hipnótica rayana en lo obsesivo. ¿Acaso es el miedo una experiencia gozosa?

Luis M.Rguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar